Fernanda Matarrita Chaves. 1 febrero
La expresentadora de televisión, Marianela Valverde, disfruta al máximo cada día de su vida. Foto: MV para LN
La expresentadora de televisión, Marianela Valverde, disfruta al máximo cada día de su vida. Foto: MV para LN

Por allá del 2006 Marianela Valverde fue noticia por haber posado para la revista Playboy; desde entonces, considera, su nombre se volvió una marca y su rostro cada vez más conocido. Estuvo en espacios televisivos como A todo dar y más recientemente, en 2015, llegó con su simpatía y naturalidad a presentar el ya desaparecido Combate, en Repretel.

El programa terminó y Marianela estuvo vinculada con un par de proyectos televisivos más, pero luego dejó la pequeña pantalla “para vivir la vida”. Adicional a esto, está concentrada en su empresa Pietra by Nela, en el que diseña tenis que se fabrican en Medellín, Colombia, país del que es originario su esposo Juan David Cardona. Marianela se casó en el 2019.

“Tengo mi marca de calzado. Cuando se vino la pandemia fue lo que me dio de comer en los meses más difíciles”, cuenta Valverde, quien ahora se enfoca en disfrutar al máximo el día a día.

Conocer y disfrutar

Desde junio del 2020, Marianela Valverde se dedica de lleno a conocer diferentes lugares de Costa Rica, mismos que refleja en su Instagram (en el que suma 252.000 seguidores) y en la revista digital Lunaticos de Viajes (disponible en Facebook) que comparte con su compañero de vida.

“Todo empezó con la idea de mostrar destinos en Costa Rica para los nacionales, muchos rincones estaban enfocados en extranjeros. Al venir el cierre tras la pandemia (muchos propietarios de hoteles y de servicios de aventura) se dieron cuenta de la necesidad de mostrar destino a los nacionales. Antes viajaba todos los fines de semana y mostraba en mi Instagram cada cierto tiempo algún lugar del país, pero cuando se vino lo de la pandemia la demanda fue tanta que me dediqué solo a eso”, explicó.

Marianela Valverde y su esposo, Juan David, compañero de aventuras. Foto: MV para LN
Marianela Valverde y su esposo, Juan David, compañero de aventuras. Foto: MV para LN

La cuenta de Instagram de Marianela muestra hermosos y variados lugares y a ella disfrutando de manera real: hay caídas, temores, adrenalina y diversión.

“Yo quería mostrar diferentes cosas. No solo hoteles, sino también rincones, destinos y actividades para que la gente sienta ganas de explorar su país. Ese era mi objetivo principal”, detalla Marianela, de 37 años.

Si bien con su trabajo Marianela está fungiendo como influenciadora, ella se concentra más en el disfrute y no tanto en cobrar por promocionar los servicios. Ella hace un tipo de canje: le brindan la aventura y ella lo comparte en sus plataformas.

“En mi caso el pago es la experiencia. Me basé en la mentalidad de que entre más viva, mejor. Al final nos pasamos la vida trabajando y ganando dinero para tener experiencias únicas. Digamos que me saltó la parte del dinero y voy directo al grano. Mi papá dice que vivo del trueque y funciona. La gente al ver que uno ayuda y aporta, lo busca para dar ese empujón en el ámbito de la publicidad. Uno tiene retribución. Siempre quedan muy contentos. Eso jala gente.

“Ahora, además de hoteles, me buscan de restaurantes y medios de transporte y digo: ‘Ahora parte importante de mi vida es el trueque’. A ellos les sirve y a mí también. Es todo lo que siempre he querido”, dice con franqueza. En cada paseo Marianela realiza videos y toma fotografías que posteriormente van para las redes sociales.

Gracias a esto del trueque, Marianela ha viajado hasta Colombia y Estados Unidos, allí recibió el hospedaje y la alimentación. También visitó Bocas del Toro, en Panamá; en esa oportunidad, además de los viáticos, le proporcionaron los boletos de avión.

Marianela admite que el agua, la luz y el teléfono no se pagan con trueque. Por eso sí realiza algunas publicaciones de otros productos por los que sí recibe una remuneración económica en su plataforma de Instagram.

“Ahí viene el tema de business. Eso lo hago con la marca que tiene dinero para invertir. Cuando son pequeños empresarios tengo otro Instagram (marianelavalverdequirós) donde les doy publicidad gratuita a esos emprendimientos que al igual que yo necesitan ese empujoncito”, dice.

Marianela Valverde experimenta todo tipo de aventura: desde surfear hasta bucear. Foto: MV para LN
Marianela Valverde experimenta todo tipo de aventura: desde surfear hasta bucear. Foto: MV para LN
Disfrute con propósito

En este tiempo, además de viajar, conocer y disfrutar, Marianela no ha dejado de lado su pasión por el ejercicio, ni tampoco su interés por continuar estudiando: en los últimos años, la licenciada en Psicología cursó los idiomas de inglés e italiano.

Dominar nuevas lenguas ha sido vital en su nuevo estilo de vida, pues cuenta que en el país viven muchísimas personas extranjeras con quienes, gracias a la comunicación, ha podido concertar tratos.

Descubrir lugares también le ha permitido conocer personas. Tras lo vivido, ahora quiere que sus experiencias incluyan una parte de bien social.

“Quiero hacer obras sociales en las comunidades. Hago contactos para llegar a gente más necesitada y brindarles algún tipo de apoyo. Ya no es solo ir a conocer. Al visitar cada lugar he ido conociendo gente. Esto cala hondo en el sentido de querer ayudar”, cuenta.

Marianela planea su agenda mensualmente. Los fines de semana están destinados a lugares nuevos. Entre semana visita sitios que la vuelven a invitar. El modelaje, parece haber quedado en el pasado.

“Lo de Playboy no cambió nada en mi vida personal. Lo que siento es que mi nombre se volvió una marca, eso ayudó montones. Fue parte de que Marianela Valverde se volviera una marca. Las personas creían que me conocían, pero creo que ahora me conocen más. Ahora me dedico a vivir”, cuenta Marianela, quien dice que sí ha pensado en la maternidad y que se ha motivado al ver que hay parejas que viajan con sus hijos.

“No soy ambiciosa pero tampoco soy conformista. Siempre busco una manera de mejorar. Ahora busco una manera de salir del país. De tener mejores experiencias. Más que soy demasiado hiperactiva. Me apasiona la vida. Yo quiero vivirlo todo”, Marianela Valverde.