Fernanda Matarrita Chaves. 31 mayo
Vivian Campos empezó su carrera en los medios como modelo y luego se convirtió en presentadora. Recién se graduó como médica. Foto: Vivian Campos para LN
Vivian Campos empezó su carrera en los medios como modelo y luego se convirtió en presentadora. Recién se graduó como médica. Foto: Vivian Campos para LN

Vivian Campos, quien fue presentadora de Sábado Feliz hasta enero del 2015, y estuvo en la televisión por más de 12 años, regresó a Costa Rica para obtener su título como licenciada en medicina. Desde hace algunos meses vivía en Azerbaiyán, un país ubicado entre Asia Occidental y Europa Oriental, y en el que juega su esposo Henrique Moura, con quien se casó desde hace un año.

Aunque desde hace varios años no aparece en la tele, Vivian continúa en la memoria colectiva, esto gracias a la red social Instagram (dra.vivicampos), en la que hace algunos meses comparte su día a día con los seguidores.

Reencuentro con el público

En junio Vivian Campos cumple 35 años y para su edad, considera que le ha tocado vivir muchos episodios dolorosos en los que, incluso, se incluyen las pérdidas de seres queridos. Esos sucesos fuertes hicieron que desde hace algunos años muchas personas le escribieran para que les ayudara a sobrellevar un duelo o sencillamente para compartir sus vivencias.

Aunque por muchos años fue muy mediática, la expresentadora de Sábado Feliz no era de usar mucho las redes sociales, por ello, pensó que si se abría una cuenta sería con el propósito de “ayudar” a los demás. Su Instagram suma más de 30.000 seguidores y en pocos meses ha logrado acercarse nuevamente a un público que ya no le ve en la pequeña pantalla. Esta vez, con un propósito.

En las historias destacadas (las que no se borran) del Instagram de Campos se pueden encontrar distintos relatos, en algunos de ellos recuerda su infancia en la que tuvo algunas carencias, de las dificultades económicas que se presentaron mientras estudiaba medicina; habla de tips de belleza, toca temas relacionados con salud, de la importancia de proteger a los animales y también de las pérdidas que ha tenido, entre ellas, la de su pareja Gabriel Badilla en noviembre del 2016.

Vivian y su esposo Henrique planean su futuro. Por ahora se asentarán en el país en el que él vaya a jugar, ella tratará alternadamente de ejercer o llevar la especialidad de psiquiatría. Foto: Vivian Campos para LN
Vivian y su esposo Henrique planean su futuro. Por ahora se asentarán en el país en el que él vaya a jugar, ella tratará alternadamente de ejercer o llevar la especialidad de psiquiatría. Foto: Vivian Campos para LN

Vivian dice que se refiere a todos esos temas para “servir de testimonio” o bien, para mostrarle a las personas que todos los seres humanos, sin importar si son figuras públicas o no, enfrentan dificultades.

"He intentado de alguna manera hablar en relación a todo, pero también guardando un lado más personal. Cuando abrí Instagram me volvieron a escribir personas pero multiplicado por cuatro en comparación con las que me hablaban en Facebook para conversar de sus pérdidas. Si mi testimonio puede ser de bendición voy a hablarlo.

"En mi Instagram me hablan de todo. Dicen que soy de confianza y que a veces encuentran paz. Quieren ver qué opino de tal cosa. Trato de ayudar, a eso venimos al mundo”, cuenta Vivian, quien agradece tanto cariño del público aún después de tener más de cuatro años fuera de los medios.

Hablando abiertamente de sus vivencias, Vivian cree que puede “dar un mensaje” a personas que enfrentan “situaciones iguales o peores”.

“Con esto he llegado a aprender de las personas. A que no solo uno vive esas cosas. Hay mucha gente que lleva muchos duelos y peores que los de uno. Estoy muy contenta porque he logrado sacar lo que quiero de una red social”, agrega.

Aunque tiene muchos seguidores, la red social de Campos hasta ahora no luce como la de una influenciadora de marcas. Dice que nunca pensó en la red para “sacar provecho”.

“Hasta el momento no he tenido publicaciones pagadas. Eso sí, hago algunas pero es para promover la empresa de algunas señoras que necesitan promover su negocio”.