Farándula

El Topo: La gran lección de la Trafiquina... y de Ítalo Marenco también

De esas historias hermosas y aleccionadoras que tanto escasean (y urgen) en estos días tan complicados: de cómo una humilde y alegre mujer se ha vuelto una inspiradora figura desde la esquina de San Francisco de Dos Ríos en la que ayuda a dirigir el tránsito.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.