Carlos Soto Campos. 28 diciembre, 2016
Ariana Grande canta profesionalmente desde los 13 años. Su carrera en la televisión fue una plataforma para lograr un contrato con una disquera.
Ariana Grande canta profesionalmente desde los 13 años. Su carrera en la televisión fue una plataforma para lograr un contrato con una disquera.

San José (Redacción)

La cantante estadounidense Ariana Grande tomó las redes sociales para compartir un episodio incómodo y criticar la cosificación a la mujer.

Mientras se encontraba comprando comida con su novio, el rapero Mac Miller, un fan de él se acercó a hablar.

"Estaba sentado en el asiento de conductor (mientras que) el fan estaba casi dentro del carro con nosotros. Pensé que todo esto era emocionante y lindo, hasta que él dijo "Ariana está muy sexy, hombre, te veo, felicidades por darle a eso", escribió Ariana Grande en una nota que compartió en Twitter.

"Esto no le sonará como algo grande a algunos de ustedes, pero yo me sentí pésimo y cosificada. Yo estaba sentada (junto a Mac) cuando él dijo eso. (...) Cosas como esta contribuyen a que las mujeres sientan miedo o se sientan inadecuadas. No soy un pedazo de carne que un hombre usa para su placer", agregó la cantante.

Después de recibir varias respuestas, la intérprete originaria de Boca Raton agregó: "Veo que muchos de ustedes me critican por verme sexual en mis videos o mi música... Expresar mi sexualidad en el arte no es una invitación para que me irrespeten, así como usar una falda no una invitación a recibir acoso".

El 20 de mayo Ariana Grande lanzó su álbum Dangerous Woman, con el cual se ha coronado como una de las voces más importantes en el pop anglosajón.

Esta no es la primera vez que ella usa su exposición y su cuenta de Twitter para hablar de acoso o de la cosificación. En junio del 2015, publicó una extensa nota en la que criticaba la doble moral en la sociedad.

"Si una mujer habla de sexo abiertamente, es llamada una 'perra', si un hombre hace lo mismo, es 'un semental', 'un rey' (...) no puedo esperar para vivir en un mundo en donde las personas no son valoradas por las citas que tienen, por su pareja o por sus lazos; sino por su valor como individuos".