Jessica Rojas Ch.. 18 enero, 2016

(Video) Presentación de El Bananero en Convención Matsuri 2016

¿Qué más se puede esperar de El Bananero si no que irreverencias, bromas y sátira? Para el gusto y la satisfacción de sus seguidores, eso y más fue lo que dio el popular comediante y youtuber uruguayo en su visita a Costa Rica.

Adrián Nario –su verdadero nombre– no tuvo reparos en tomarse fotos, ponerle sobrenombres y firmar autógrafos a todos los que se le acercaron durante su participación en la Convención Matsuri, que se llevó a cabo el fin de semana en el Estadio Nacional.

En su espectáculo del sábado, El Bananero llevó como invitada a su inseparable Muñeca System. | RENÉ VALENZUELA.
En su espectáculo del sábado, El Bananero llevó como invitada a su inseparable Muñeca System. | RENÉ VALENZUELA.

Bien metido en su personaje, armado con dos particulares “pistolas” de agua y acompañado por su inseparable Muñeca System, El Bananero recibió a sus seguidores en dos encuentros cara a cara, donde contestó todo tipo de preguntas y, fiel a su estilo, respondió con muchas irreverencias.

“Mirá, yo esto no lo hago por la plata. Es más un premio personal”, le respondió a un fan la tarde de este domingo, en su segundo meet and greet . “Cuando saco un video siempre estoy cag... del susto porque pienso que me lo van a bajar de YouTube, pero eso es lo que me encanta. Esa sensación es genial”, explicó.

El domingo, la fila para hacerse una foto con el famoso Gordo era extensa; definitivamente, el comediante llamó mucho la atención y sobresalió en medio de la fiesta de otakus y geeks .

Gran cierre. El segundo día de la Convención Matsuri 2016 fue un éxito de asistencia. El encuentro amplió su cobertura de entretenimiento y eso sirvió para que aumentara la cantidad de personas que llegaron al cierre de la actividad.

Desde temprano, los pasillos del Estadio Nacional estuvieron abarrotados por fiebres vestidos como personajes fantásticos de películas, series de anime y cómics; así como de familias que se acercaron a disfrutar del show .

Con conciertos, charlas, talleres, exposiciones, torneos de videojuegos y actividades para grandes y chicos, una vez más el Estadio Nacional dejó de ser un recinto deportivo para convertirse en territorio de fantasías.