AP y AFP. 9 mayo
Roy Horn resultó herido en octubre del 2003 cuando un tigre lo atacó en el escenario del hotel Mirage en Las Vegas. Foto. AP.
Roy Horn resultó herido en octubre del 2003 cuando un tigre lo atacó en el escenario del hotel Mirage en Las Vegas. Foto. AP.

El mago Roy Horn, uno de los miembros del famoso dúo Siegfried y Roy de Las Vegas, murió el viernes a los 75 años de complicaciones vinculadas al nuevo coronavirus, anunció su agente.

Había dado positivo a la prueba del covid-19 la semana anterior y murió en el hospital Mountain View, de Las Vegas.

“Hoy, el mundo ha perdido a uno de los grandes de la magia, pero yo he perdido a mi mejor amigo”, afirmó Siegfried Fischbacher en el texto. “Desde el momento en que nos conocimos, supe que Roy y yo, juntos, cambiaríamos al mundo. No podía haber Siegfried sin Roy, ni Roy sin Siegfried”.

En la capital de los casinos y la diversión en el oeste estadounidense, su dúo con Siegfried Fischbacher, de origen alemán como él, fue uno de los más concurridos por muchos años, caracterizado por sus extravagantes disfraces y actos con tigres, elefantes o serpientes.

El dúo se había convertido en una institución en Las Vegas, donde su magia y arte atraía constantemente a multitudes que agotaban las entradas. Ambos efectuaban seis espectáculos por semana durante 44 semanas cada año. Su debut llegó a finales de los años 1960.

LEA TAMBIÉN

Magos de respeto

Sin embargo, Horn resultó herido en octubre del 2003 cuando un tigre llamado Monecore lo atacó en el escenario del hotel-casino Mirage en Las Vegas. Sufrió severas heridas en el cuello, perdió mucha sangre y posteriormente le dio un derrame cerebral. Tuvo una prolongada rehabilitación, pero el ataque puso fin al espectáculo de mucho tiempo en The Strip de Las Vegas.

El dúo Siegfried y Roy solo hizo una aparición más tras el ataque del tigre, en el 2009, y los magos se retiraron oficialmente en el 2010.

A Horn se le atribuye la idea de incluir en el acto de magia a un animal exótico: su guepardo mascota.

“Roy fue un luchador toda su vida, incluyendo estos últimos días”, dijo Fischbacher. “Agradezco sinceramente al equipo de doctores, enfermeras y demás personal del hospital Mountain View que trabajaron heroicamente contra este insidioso virus que al final le quitó a Roy la vida”.

A Horn le gustaban desde pequeño los animales y tuvo un perro lobo y un guepardo. En 1957 conoció a Fischbacher en un crucero, en el que los dos dieron espectáculos y se asociaron dos años después para trabajar juntos en Europa.