Entretenimiento

¡Parque Diversiones ya abrió! Filas cortas pero mucha ilusión marcaron hoy su ahnelado regreso

Desde las 7 a. m. de este miércoles 1.° de diciembre, hubo personas esperando la reapertura del centro de entretenimiento, que volvió a operar tras más de un año y ocho meses de estar cerrado por la pandemia. Pase Especial tiene un valor de ¢12.700

Minutos antes de las 9 a.m., de este miércoles 1. de diciembre, filas cortas de burbujas familiares y algunas otras de grupos de amigos, esperaban ansiosos en las afueras del Parque Diversiones. Desde dos horas antes aguardaban con ilusión el momento en el que abrieran sus portones, los cuales se mantuvieron cerrados por más de un año y ocho meses.

El sol vaticinaba que el día iba a favorecer la visita de los costarricenses, los primeros en escribir un nuevo capítulo en la historia del centro de entretenimiento, que debido a la pandemia por la covid-19 se vio obligado a cerrar el 16 de marzo del 2020.

Hansel Rojas y Geremy Salas, de 21 y 22 años, respectivamente, fueron los primeros en llegar al lugar. Deseosos de disfrutar nuevamente de las atracciones del Parque no dudaron en “madrugar”.

Hansel cuenta que, este martes 30 de noviembre, se le ocurrió que era buena idea visitar el parque, pues no tenía mucho qué hacer. Llamó a su amigo Geremy y, a eso de las 7 a. m., ambos ya estaban en la fila pues temían encontrar mucha gente.

“Yo quería venir a la reapertura. Tenía muchas ganas de volver. Yo, como en mayo, le dije a Geremy que en diciembre iban a abrir y por dicha así fue. Por dicha no había mucha gente haciendo fila y fuimos los primeros”, afirma Hansel entre risas.

Otra de las primeras en ingresar fue Diana Paula Vega, quien junto a su papá José Pablo y su hermano Mauricio, fueron al parque para celebrar su cumpleaños número 12.

Diana y su familia son vecinos de Pérez Zeledón. Ellos arribaron a San José un día antes de la reapertura, con la meta de estar justo en el momento en que se abrieran los portones. La niña se mostró feliz de volver a vivir la adrenalina de las atracciones, añadiendo que lo deseaba desde hace mucho tiempo.

“Estoy muy feliz y muy contenta porque es muy divertido venir aquí. Que finalmente hayan abierto es muy emocionante. Espero poder subirme a todas las atracciones”, asegura la pequeña, quien tras su ingreso corrió a subirse al Torbellino.

El Parque Diversiones está abierto de miércoles a domingo de 9 a. m. a 5 p. m. La entrada general tendrá un valor de ¢2.150; el Pase Especial costará ¢12.700; mientras que el costo del Pase Rápido será de ¢19.050. Entre tanto, la tarifa del parqueo será de ¢4.750. Los boletos se encuentran a la venta en la página web www.parquediversiones.com.

Según Marcia Lobo, gerente del Parque Diversiones, el aumento en los precios es parte de una estrategia de la empresa, debido al elevado costo que tiene cumplir con los protocolos sanitarios.

Asimismo, añadió que días atrás, como parte del Viernes Negro, realizaron una serie de promociones 2x1 para que el público aprovechara.

“En realidad hemos sido muy conscientes con el tema de los precios. Incluso, como compañía y como empresa, tenemos estrategias y respondemos a todos los niveles sociales, a la gente y sus necesidades.

“La idea es que la gente nos acompañe en este proceso y que entienda que Parque ahora tiene otro montón de regulaciones que cumplir y que son bastante onerosas. Solamente mantener lavatorios, baterías, papel y alcohol en gel nos está costando mensualmente más de $100 mil. Todo se hace por la salud y por la seguridad de todos”, explica.

La apertura del Parque Diversiones significa no solo una opción de entretenimiento y una fuente de empleo para más de 300 personas, sino que representa una oportunidad para continuar ayudando al Hospital Nacional de Niños a través de donación de equipo y la manutención del Hogar Santiago Crespo, en el que se alojan familias de escasos recursos y de zonas alejadas del país, cuyos hijos se encuentran en el centro médico.

De acuerdo con la doctora Olga Arguedas, directora del Hospital Nacional de Niños, dicha apertura le da un respiro al centro médico.

“Con grandísimos esfuerzos el Hogar Santiago Crespo pudo continuar este tiempo (de pandemia). En cuanto a la donación de equipos específicos, para los cuales el parque apoya porque se necesita un reemplazo o hacer una innovación tecnológica, tuvimos que contraerla de manera importante, por lo que ahora esperamos que con la ayuda y el disfrute de todos, podamos retomarla”, comentó la doctora.

Por ello, Arguedas es enfática en que “esta apertura se puede resumir en tres palabras para el Hospital Nacional de Niños. Primero paz, en el sentido de que ya vemos una salida, una luz al final del túnel, de que si hacemos las cosas bien vamos a poder retomar una serie de actividades que habíamos tenido que abandonar.

“La segunda es alegría, porque alegría es el motor para iniciar todo lo que habíamos dejado por motivos de la pandemia. Y la más importante es la esperanza, esa es la razón por la cual estamos aquí, porque tenemos que garantizar un mundo mejor para lo que estamos en proceso de crecimiento, la esperanza de que los niños sanos ayuden a los niños enfermos y la esperanza de que el país va a salir victorioso de esta prueba”, finaliza la doctora.

Kimberly Herrera

Kimberly Herrera Salazar

Periodista graduada de la Universidad Internacional de las Américas. Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.