Andrés Díaz P., Herberth Castro. 6 septiembre

(Video) Jugador 1 y Jugador 2: God of War

La escena de los videojuegos este año fue marcada por el lanzamiento del más reciente título de God War. La historia protagonizada por Kratos superó todas las expectativas de la prensa especializada y la audiencia.

En este episodio de Jugador 1 y Jugador 2 el director de The Couch y el periodista de la mesa de entretenimiento Andrés Díaz conversan sobre el impacto que tuvo la exclusiva de Sony y sobre sus pulidas mecánicas para contar una historia inolvidable.

God of War vendió 5 millones de copias en su mes de estreno y se convirtió en la exclusiva de Sony que se vendió más rápido, superando a The Last of Us.

La saga de God of War es protagonizada por Kratos, un imponente guerrero espartano que obtuvo el poder del Dios de la guerra griego, Ares. Con sus nuevas habilidades Kratos se convierte en un sirviente de los dioses, quienes lo engañan para matar a su familia.

La saga del Dios de la Guerra destacó desde su inicio por pertenecer al género los hack n’ slash (como Devil May Cry o Dante’s Inferno) es decir, tenía un estilo rápido y frenético que anteponía la fiereza antes que la planificación. En ese entonces, Kratos estaba armado con dos espadas cortas amarradas con cadenas a sus antebrazos – era bien heavy metal–. El videojuego premiaba al jugador si este lograba conectar 50 o hasta 200 golpes seguidos sin recibir daño.

Fotos: PSP God of War
Fotos: PSP God of War

Este modelo de dinámicas cambió radicalmente: ahora Kratos está armado con un hacha y un escudo. Estas herramientas cambian radicalmente el estilo de juego, pues ahora el jugador deberá planear mejor sus movimientos antes de lanzarse a la ofensiva para conectar "combos.

Este God of War es bastante diferente a los anteriores no solo por los elementos jugables sino por el mismo personaje.

Kratos era un personaje cuya motivación era la venganza, el odio y eso se reflejaba en su manera violenta, sanguinaria, de eliminar a sus enemigos, en su forma de caminar y hasta de hablar.

Pero en esta ocasión, el fantasma de Esparta está en una búsqueda para cumplir una promesa que le hizo a su esposa fallecida .Además, Kratos está en la obligación de ser un tutor para Atreus , que en múltiples ocasiones le recuerda que la fuerza no solo viene del músculo, sino de la mente.

God of War es una demostración de lo que se puede alcanzar en un videojuego no solo a nivel narrativo sino en sus mecánicas.