Jessica Rojas Ch.. 23 febrero
El grafiti se ha convertido en un representante de la cultura urbana del país. Foto: Cortesía Content Lab.
El grafiti se ha convertido en un representante de la cultura urbana del país. Foto: Cortesía Content Lab.

La obra de más de 20 artistas del grafiti fue expuesta este domingo 21 de febrero en la primera Feria de Graffiti que se llevó a cabo en el marco de la inauguración de un lugar apto para el arte y el entretenimiento: el Graffiti Park.

La feria mostró el trabajo de varios artistas que se juntaron para engalanar con sus obras las paredes de este espacio que está ubicado en Los Yoses (100 metros al sur y 50 al oeste de la tienda Arenas) y que servirá como un lugar para realizar diferentes actividades culturales como ferias artesanales, de pintura, de escultura en vivo, así como gastronómicas y encuentros deportivos.

El Graffiti Park también servirá para desarrollar y promover actividades relacionadas con la filatelia, la numismática y el coleccionismo de antigüedades; así lo informaron los líderes del proyecto en un comunicado de prensa.

“Es una pionera iniciativa de ayuda para los artistas y artesanos para demostrar sus virtuosismos y allí mismo poder vender sus obras de arte para paliar su crisis económica y psicológica derivada de la pandemia”, afirmaron.

Las paredes del nuevo Graffiti Park comenzaron a decorarse con obras de artistas nacionales desde hace una semana. Foto: Cortesía Content Lab.
Las paredes del nuevo Graffiti Park comenzaron a decorarse con obras de artistas nacionales desde hace una semana. Foto: Cortesía Content Lab.

Como primer paso para fomentar el apoyo a los artistas es que nació la idea de realizar un concurso durante la feria en el cual los artistas presentaron sus obras ante un panel de jueces que las evaluaron.

Los ganadores del concurso fueron Michelle Román y Luis Diego Zamora. Román fue la acreedora del premio Costa Rica por su obra Chamana, mientras que Zamora fue el ganador del premio Montes de Oca por su obra San Pedro; ambos recibieron un premio de ¢250.000.

El Graffiti Park se financiará por medio de las ganancias que genere como parqueo público entre semana, mientras que los fines de semana retomará su meta de ser un espacio cultural.