Andrés Díaz P.. 3 febrero
Silent Hill cumple 20 años de asustar a los gamers. En la imagen la entrada de este pueblo maldito abrazado por la niebla.
Silent Hill cumple 20 años de asustar a los gamers. En la imagen la entrada de este pueblo maldito abrazado por la niebla.

Un hombre y su hija de siete años viajan sobre la carretera, su carro derrapa y se estrella sobre el asfalto. Del percance el padre sale desorientado y el trauma se vuelve horror cuando se percata que su tesoro ha desaparecido. A los pocos metros queda un pueblo cobijado por la bruma. El hombre se adentra y pasa el umbral que es marcado por un letrero que reza: Bienvenido a Silent Hill.

Este fue el nacimiento de las sagas más icónicas en el mundo de los videojuegos, una que se caracterizó por poner a los gamers al borde del asiento y de lograr un terror genuino.

Este título pertenece al género del survival horror, el cual se caracteriza por colocar al jugador en situaciones peligrosas pero con un inventario limitado; es decir las balas y los botiquines son escasos. Por lo que la mecánica antepone una retirada a un enfrentamiento –y no hay nada más aterrador que huir o atravesar un largo pasillo oscuro desarmado–.

En solo los primeros compases el videojuego, desarrollado por el estudio Team Silent, esbozaba una atmósfera pesada que da atender que algo muy malo había pasado entre la niebla.

El primer título de Silent Hill se estrenaría en 1999 para la consola PlayStation. Era un contexto diferente al actual, en la que los survival horrors no eran solo tiroteos, explosiones y hordas de monstruos. Antes que Resident Evil abandonara sus raíces para convertirse en una adaptación de Rápido y Furioso.

En su momento se pudo haber pensado que este lanzamiento era una respuesta de la distribuidora Konami para competir con Capcom, creador de Resident Evil; sin embargo esta idea fue descartada rápidamente. Silent Hill dejó de lado a los zombis para centrarse en el terror psicológico y, no tan solo consiguió dar mucho más miedo, sino que también contribuyó al auge del género.

Características del videojuego
Silent Hill cumple 20 años de asustar a los gamers. En la imagen, la enfermera una de las abominaciones icónicas de toda la saga. Tomada de Facebook,
Silent Hill cumple 20 años de asustar a los gamers. En la imagen, la enfermera una de las abominaciones icónicas de toda la saga. Tomada de Facebook,

Cada vez que una amenaza estaba cerca se escuchaba una intimidante frecuencia radial, además en los pasillos más oscuros había que usar la linterna que entre la oscuridad revelaba la presencia de criaturas que parecían haber salido de un mal, terrible, sueño. Incluso, estos monstruos dejaban la impresión de que podían saltar por la pantalla y en cualquier momento.

Estos eran algunos de los ingredientes que dieron forma a aquel primer Silent Hill que marcó un legado que se ampliaría de manera contundente con el lanzamiento de la segunda entrega, quizá la mejor de la saga.

Silent Hill 2 supuso un salto de calidad en todos los sentidos. Esta entrega aprovechó la potencia de la mejor consola de esa generación, el PlayStation 2. La historia se centró en James Sunderland, quien en busca de su mujer termina en Silent Hill.

A pesar de que la historia de este segundo capítulo era independiente, empezaron a verse puntos de conexión entre los distintos juegos. Este elemento fue para alimentar las teorías de los aficionados y enriquecer así el simbólico mundo creado por el estudio Silent Team.

Esta secuela contó con la participación del compositor Akira Yamaoka, una figura clave para la franquicia no tan solo por sus excelentes piezas musicales, sino por su implicación cada vez mayor en la serie, hasta el punto de supervisar los siguientes títulos y también la adaptación cinematográfica que llevaría el terror de Silent Hill a la gran pantalla, en el 2006 y posteriormente en el 2012.

La tercera entrega fue para muchos críticos la más brutal de la saga y la cuarta, mejor conocida como The Room, se atrevió a implementar mecánicas que aún son utilizadas en los títulos de última generación.

Los siguientes capítulos de la serie dejarían de estar desarrolladas por el equipo original, y aunque en algunos de estos títulos también había buenas ideas, la serie ya no volvería a ser lo mismo. Además, la distribuidora Konami dejaría de prestarle atención a la saga para enfocarse en otros proyectos. Esta situación se agudizó en el 2015 cuando la compañía japonesa decidió suspender el proyecto Silent Hills, el juego que debía suponer el gran retorno de la franquicia de la mano del diseñador Hideo Kojima (Metal Gear) y el director de cine Guillermo del Toro (El Laberinto del Fauno). A los fanáticos solo les alcanzó para ver un demo bautizado como P.T. quizá una de las mejores piezas del terror psicológico estrenada para el catálogo de PlayStation 4. Que por cierto, ya no está disponible.

Quizá por esa razón los fanáticos recuerden con mucha nostalgia al videojuego que los hizo extraviarse por mucho tiempo entre la niebla de un maldito pueblo llamado Silent Hill, el cual recordarán cada vez que las luces se apagan.

Infografía Silent Hill. Producida por Willám Sánchez y Andrés Díaz.
Infografía Silent Hill. Producida por Willám Sánchez y Andrés Díaz.