Entretenimiento

Así será visitar un parque de Disney después de la pandemia

Con la apertura de Disneyland Shanghái, podemos entrever algunas de las medidas que tomarán los demás parques temáticos en el mundo cuando reabran sus puertas. ¡Y no todo es tan negativo!

Sin saludos cercanos con Mickey Mouse, así como con menos del 30% de su aforo y cambios en su forma de operación, a partir de este lunes abrió de nueva cuenta Disneyland Shanghái.

Después de pasar aproximadamente tres meses cerrado por la pandemia causada por el covid-19, las instalaciones del parque de diversiones volverán a recibir público. Aunque el parque no funcionarán con su máxima capacidad de 80.000 personas, debido a las restricciones gubernamentales, sí aspira a una cifra menor de 24.000 visitantes por día, lo que representa menos del 30%, explicó Andrew Bolstein, senior vicepresidente de operaciones de Disney.

Para mantener el distanciamiento social, Bolstein detalló que se han puesto marcas en el piso para evitar que las personas estén muy cerca una de otras cuando hagan fila. Estás marcas se podrán encontrar desde la entrada, en el área de comida y en atracciones como los botes, donde solo subirá un número limitado de personas.

Además, el personal del parque será el encargado de recordarles a los visitantes que mantengan estas medidas al portar carteles visuales con las instrucciones.

“Con el fin de mantener un distanciamiento social seguro para nuestros personajes, no tendremos un encuentro cercano y saludos, pero aún queremos que nuestros invitados tengan la oportunidad de ver a nuestros amigos favoritos de Disney y tener la oportunidad de tomarles fotos”, dijo Bolstein en un tour de prensa, donde como primera medida se tomó la temperatura de los asistentes.

Según explicó el portal Hollywood Reporter, aunque no habrá saludos, una pequeña procesión de carrozas saldrá durante todo el día para sorprender a los invitados.

Las entradas al parque para los próximos días salieron a la venta el pasado jueves y se vendieron de inmediato. De acuerdo con Bolstein, tener un menor aforo podría permitir que el público pueda ver casi todo lo que quiera dentro de sus instalaciones.