Kimberly Herrera. 6 abril, 2019
'El despertar de las hormigas' ganó un incentivo económico de ¢3.000.000. Su estreno comercial será en junio. Foto: El despertar de las hormigas para LN
'El despertar de las hormigas' ganó un incentivo económico de ¢3.000.000. Su estreno comercial será en junio. Foto: El despertar de las hormigas para LN

La sétima edición del Costa Rica Festival Internacional de Cine (7CRFIC) finalizó este sábado 6 de abril con el anuncio de los proyectos cinematográficos ganadores de este año.

En total, la organización premió 15 proyectos entre largometrajes y cortometrajes tanto nacionales como internacionales en sus diferentes categorías.

La gran ganadora de este festival fue la cinta de Antonella Sudasassi, El despertar de las hormigas que obtuvo el premio al mejor largometraje costarricense. Este es un drama coproducido con España que dura 94 minutos y es protagonizado por Daniela Valenciano, Leynar Gomez y Adriana Álvarez.

El filme retrata la historia de Isabel, una mujer quien vive con sus dos hijas y su marido, Alcides, en una zona rural de Costa Rica y quien comienza a tomar pastillas anticonceptivas a escondidas de su esposo, quien insiste en tener más descendencia.

“Esta historia es sobre lo que significan las historias familiares. Reflexiona sobre el papel tradicional de la mujer. La película nos invita a reflexionar de las pequeñas cosas diarias que pueden hacer una revolución. Me gustaría que la gente empatizara con la película. Que, aunque no estén en el mismo contexto, revisen decisiones que se toman en expectativa de los demás y no las propias”, afirmó Sudasassi en entrevista con Viva días atrás.

La cinta que se grabó en San Mateo, Alajuela, ya ha participado en varios festivales internacionales en ciudades como Berlín y Málaga.

“Estamos muy orgullosas del recorrido que ha tenido la película y de la excelente acogida de la crítica, pero no hay nada como mostrarla por fin a todas las personas que colaboraron para que esta película se hiciera grande. Personalmente, estoy emocionada de que la vean y de empezar el diálogo acá en Costa Rica” manifestó la directora.

Otro de los grandes ganadores de la sétima edición del 7CRFIC es Estelas, un cortometraje de Milena Salazar que dura 20 minutos y mezcla los géneros documental, memoria y tercera edad. Este fue reconocido con el mejor cortometraje nacional.

Estelas relata la historia de José y Nora, dos adultos mayores que pasan las tardes siguiendo las rutas de los aviones que despegan y aterrizan en un aeropuerto cercano. Luego de 60 años de matrimonio, sus vidas se acomodaron a una rutina serena en su apartamento en San José, Costa Rica. Ahí, juntos leen el periódico, riegan las plantas y repasan viejas fotografías. En un estudio de estos momentos cotidianos, fragmentos de recuerdos van y vienen como aviones que se pierden a la distancia.

En tanto, el mejor largometraje centroamericano fue para el filme guatemalteco Temblores, una producción de Jayro Bustamante de 107 minutos.

La cinta relata la historia de Pablo, un hombre de 40 años, casado, con dos niños, modelo a seguir y cristiano evangélico practicante. Sin embargo, su vida tradicional perfecta comienza a resquebrajarse cuando se enamora de un hombre, ya que entra en conflicto con sus creencias, y su vida se transforma en un infierno de intolerancia represiva cuando su familia y su Iglesia deciden hacer cualquier cosa para “curarlo”, forzándolo a suprimir sus deseos por medio de terapia.

De esta forma, El despertar de las hormigas recibió un estímulo de ¢3.000.000, mientras que Temblores recibió ¢1.000.000 y Estelas ganó ¢1.000.000. En la sección Industria CRFIC, el apartado de foro de presentación de proyectos (Lugares vacíos) recibió ¢3.000.000 y cine en posproducción otorgó ¢3.000.000 a los proyectos Ceniza negra y El silencio del topo.

Los ganadores

Premio mejor largometraje centroamericano: Temblores, de Jayro Bustamente.

Mención del Jurado Competencia centroamericana de largometraje: La batalla del volcán, Julio López).

Premio del público Competencia centroamericana de largometraje: Yo no me llamo Rubén Blades, Abner Benaim.

Premio mejor largometraje costarricense: El despertar de las hormigas, Antonella Sudasassi.

Premio especial del Jurado Competencia costarricense de largometraje: Callos, Nacho Rodríguez.

Premio del público Competencia costarricense de largometraje: El baile de la gacela, Iván Porras.

Premio mejor cortometraje nacional: Estelas, Milena Salazar.

Premio especial del Jurado Competencia nacional de cortometraje: Galatea al infinito, Mariangela Pluchino, Julia Maura, Ambra Reijnen, María Chatzi y Fátima Flores.

Premio del público Competencia nacional de cortometraje: La bohemia, Natalia Solórzano.

Premio Foro de presentación de proyectos: Lugares vacíos, dirección de Zenén Vargas y producción de Santiago Durán.

Premio Cine en posproducción costarricense: Ceniza negra, dirección de Sofía Quirós y producción de Mariana Murillo.

Premio Cine en posproducción centroamericano: El silencio del topo, dirección de Anais Taracena y producción de Rafael González.

Premio Cine House: Si no ardemos cómo iluminar la noche, dirección de Kim Torres y producción de Alejandra Vargas.

Premio Say the SAME Subtitles: Polvo de gallo, dirección y producción de Julio López.

Premio Post Central: Río Sucio, dirección de Gustavo Fallas y producción de Ruth Sibaja.