El trabajo Estado desértico plantea la idea de recuperar ese lenguaje y la tierra indígena

Por: Katherine Chaves R. 4 julio, 2014

Dos argentinos llegaron a México con un único objetivo: averiguar sobre la lengua náhuatl. Tras estudiarla y entenderla, quedaron fascinados y, a la vez, preocupados porque sintieron que ese tipo de habla está pronta a desaparecer del todo.

Ante esto, los artistas Sol Besoytaorube y Gastón Ferrer trabajaron en Estado desértico , una obra de teatro que recordará la importancia de esa lengua y de los pueblos indígenas, que plantea la recuperación de la tierra y la palabra.

Ese montaje se presentará hoy y mañana, a las 8:30 p. m., en El Sótano, en barrio Amón.

Gastón Ferrer | ES EL ÚNICO INTÉRPRETE EN LA OBRA. FOTO: CORTESÍA DE PROYECTO ISTMO
Gastón Ferrer | ES EL ÚNICO INTÉRPRETE EN LA OBRA. FOTO: CORTESÍA DE PROYECTO ISTMO

Detalles. La obra de teatro –que mostrará fotografías, videos y dramaturgia poética– gira en torno a tres estados emocionales de un ser humano perteneciente a un universo fragmentado.

“Hablaremos del ser inmaterial, del hombre modelo y del brujo o chamán de esos pueblos indígenas. Lo que queremos es contar más sobre la rica idiosincrasia de México”, comentó Ferrer.

El artista contó que sobre el escenario solo estará él y el músico mexicano SyncLa. “Habrá música en vivo, mientras yo voy a trabajar con la tierra, el agua, el maíz y la sal”.

La obra de teatro Estado desértico solo ha sido presentada en México. Foto: Cortesía de Proyecto Istmo
La obra de teatro Estado desértico solo ha sido presentada en México. Foto: Cortesía de Proyecto Istmo

Como parte del trabajo, Ferrer buscará ‘desaparecer’ el ego de cada espectador. “Conforme vayan entrando, los haré escribir su nombre en un papel blanco. Durante la presentación, voy a trabajar en el ego de cada quien y luego voy a enterrar ese papel. Lo que pretendo con eso es que seamos esencia y lo que la gente vea en nosotros sea solamente nuestra personalidad pura”, mencionó Ferrer, quien agregó que Estado desértico solo ha sido presentada en México.

Las entradas para ver esta obra de teatro tiene un valor de ¢2.000.