Por: Fernando Chaves Espinach 30 diciembre, 2016

Otro fallecimiento inesperado ha golpeado a la cultura pop (al menos, por ahora). El príncipe Adam, o sea, He-Man sin sus poderes al descubierto, ha sido asesinado . Lo más curioso: Skeletor no triunfó sobre el célebre y rubio héroe. Más bien, ha sido Mumm-Ra, el perpetuo antagonista de los ThunderCats.

DC Comics revivió, en un cruce de mundos espectacular, dos de las franquicias más apreciadas de los cómics. En He-Man/Thundercats , que va por su tercer número, un portal abierto entre los mundos une a los personajes de ambas realidades, pero eso también quiere decir que el número de villanos se multiplica.

Justo así ha muerto He-Man, al confrontar una fuerza que desconocía. Skeletor ha buscado la Espada del Poder de Grayskull por años para arrebatarle el poder a Adam; por su parte, Mumm-Ra anhelaba la Espada del Augurio de los Thundercats. Ahora, en fatal confabulación de los villanos, Mumm-Ra, el Inmortal, le arrebata la espada a Adam justo antes de transformarse en He-Man y lo atraviesa por el pecho.

En el primer número parecía que He-Man podía salvarse, pero ahora, en el #3, vemos su funeral y a sus amigos devastados. Incluso es Lion-O quien entrega, con reverencia, la Espada del Poder al padre de Adam, Randor.

Los escritores, Lloyd Goldfine y Rob David, así como el artista Freddie E. Williams, han llenado de humor y giros inesperados este renacimiento de las historias de He-Man y los Thundercats, como reseña ScreenRant . Así que no hay que preocuparse demasiado, quizá, por el destino de He-Man: aún es probable que resucite de alguna u otra manera.

Después de todo, los mundos cruzados de ambas series tendrán alguna magia, algún poder especial. En un año así, no podemos perder a He-Man.