Coreógrafa y crítica de danza, Naser es una de las invitadas internacionales al Festival A puro cuerpo , que se realizará desde el jueves hasta el domingo

Por: Natalia Díaz Zeledón 29 octubre, 2015
Naser es una académica y artista de danza contemporánea radicada en Uruguay. Fotografía: Jose Díaz.
Naser es una académica y artista de danza contemporánea radicada en Uruguay. Fotografía: Jose Díaz.

Lucía Naser solía pensar que la danza era un pasatiempo; su disciplina profesional era la sociología. A través del movimiento, comprendió que el arte tiene una forma propia de poder generar conocimiento.

La artista uruguaya y crítica de danza presentará su conferencia Error404 como acto inaugural del Festival A puro cuerpo en Gráfica Génesis. La presentación será hoy, a las 7:30 p. m.

¿De qué trata Error404 ?

Como yo soy artista y coreógrafa me ha interesado mucho observar el cuerpo de los académicos en las situaciones de presentación de una conferencia. ¿Qué pasa en la distancia entre la forma y el contenido? Entonces, Error404 tiene ese interés de explorar esa relación y ese interés también tiene una preocupación que identifico en la danza contemporánea, que es su dificultad para relacionarse con un público no especializado.

”No creo que el problema sea cuantitativo, me parece que hay un problema cualitativo. Las personas que no concurren asiduamente o no tienen interés ya formado por el lenguaje ven la danza contemporánea como una experiencia traumática a priori.

”Mi interés en esta conferencia es preguntarme, como académica y como artista, cómo puedo, dentro del campo de la danza, hablar sobre otros cuerpos que no están en el campo artístico”.

¿Hay una forma de romper ese paradigma de cómo se relaciona la danza con su público?

Es un problema relativamente nuevo para mí. En estos años estaba muy interesada por la vertiente experimental de la danza contemporánea; de hecho, era bastante despectiva acerca del arte más popular, tanto de la cultura de masas como del arte de raíz folclórica. Nunca me interesó, eran ‘otros’. Sin embargo, la danza ha dejado de tener sentido en mi aproximación como crítica. Veo muchas obras en las que me pregunto: ¿a quién le hablan? ¿Para qué están produciendo?

”Este año sucedió algo muy fuerte, asesinaron una amiga y colega mexicana (Nadia Vera). Ese asesinato me hizo preguntarme, qué quería hacer con la danza.

”Por primera vez en muchos años sentí que necesitaba hacer textos y obras que hablaran de este tema. El volver a escribir a partir de un tema que realmente me movilizaba, eso tiene mucho que ver con esta conferencia”.

¿Qué papel debería tener un crítico como intermediario entre el arte y el espectador?

Yo tengo el criterio editorial de escribir sobre cosas por las que tengo un genuino interés. En general, no escribo sobre obras que me son distantes o no me pasa nada con ellas porque no creo que el rol de la crítica sea destruir.

”Por otro lado, no creo en la figura de ‘el crítico’. Es saludable lo que está sucediendo, que los espacios para escribir crítica están desublimados. El crítico es una figura que debe caer porque ha tenido un significado basado en la autoridad, la verdad y una relación sesgada y vertical de formación de gusto.

”Ayer hablábamos de cómo el arte ha dejado de pensar en que existe una línea única de mejoramiento de sí mismo y cómo eso hace que los artistas dejen de pensar que hay nuevas propuestas que superan las anteriores. Creo que la crítica también está en un movimiento de pluralizar sus herramientas y sus posibilidades”.