Cultura

Los trazos inmortales de Francisco Amighetti en el Museo de Arte Costarricense

En la madera, el artista costarricense encontró el medio más dúctil para su arte; desde el jueves, el público podrá disfrutar 21 de sus grabados

Revisitar el trabajo de Francisco Amighetti (1907-1998) es un ejercicio de lectura necesario.

El Museo de Arte Costarricense (MAC) ofrecerá la oportunidad de disfrutar 21 de sus grabados en madera tanto a en negro (xilografías) como a color (cromoxilografías).

LEA MÁS: Museo de Arte Costarricense designó a su nueva curadora

La exposición Grabados de Amighetti tendrá su inauguración el jueves 28 de enero a las 7 p. m. en una actividad gratuita y abierta al público.

“Francisco fue un maestro del grabado de madera”, asegura la museógrafa del MAC, María Lourdes Robert. “Aunque él fue polifacético –hizo dibujo, pintura al óleo y murales–, se le conoce más como grabador. Esa es la importancia de su trayectoria en la plástica costarricense, el gran aporte que dio”.

La muestra estará en la sala de exposiciones temporales del MAC hasta el 10 de abril.

Leer. Disfrutar a Amighetti requiere dejarse impresionar tanto por su técnica como por su exploración temática.

Capturadas en la madera, se pueden encontrar diversas escenas cotidianas y sus sensaciones magnificadas por la expresión de su tallado.

Sus xilografías con escenas de barrios típicos, animales y figuras humanas en conflicto revelan un universo de preocupaciones agobiado por la violencia y la oscuridad en distintos periodos de su carrera.

Casi de forma opuesta, otros de sus grabados más reconocidos –las cromoxilografías La niña y el viento y El Niño y la Nube – representan su atracción por el mundo nostálgico e inocente de la niñez.

“Al tratar Amighetti, en su obra expresionista, temas de índole humano, es una obra vigente tanto cuando se produjo como ahora. Nos habla del ser humano y su circunstancia. Es una obra realmente válida y que trasciende las fronteras de nuestro país”, aseguró la historiadora del arte, Ileana Alvarado.

Observar su obra– sobre todo si ya se ha hecho antes– es un ejercicio de distancia y acercamiento. Hay que ver su trabajo con la mirada de quien experimenta por primera vez las texturas impresas en la madera; pero, también, hay que observarlo con el reconocimiento histórico de los trazos que imprimió en la plástica tica.

Después de todo, la maestría de su técnica la legó a todos los discípulos que acogió desde la Universidad de Costa Rica y fuera de ella.

“Es el padre del grabado en madera en Costa Rica. Es el artista que más generaciones ha influido y es uno de los creadores con una obra de gran personalidad”, argumenta Alvarado.

La muestra que el MAC escogió para la ocasión cubre un amplio periodo de su creación de grabados y son piezas que pertenecen al catálogo del museo pero que no reciben tanta atención en la muestra permanente.

La gran mayoría ya ha cubierto las paredes del recinto alguna vez. Sin embargo, encontrarse con la trayectoria Grabados de Amighetti es un ejercicio de inagotables experiencias.

El Museo de Arte Costarricense inaugurará este jueves a las 7 p. m.su exposición Grabados de Amighetti con 21 obras emblemáticos de mediano formato. La muestra estará abierta hasta el 10 de abril en la sala de exposiciones temporales. El horario de exhibición es de martes a domingo, de 9 a. m. a 4 p. m.

Natalia Díaz Zeledón

Natalia Díaz Zeledón

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Productora audiovisual y periodista de la Universidad de Costa Rica. Se especializa en temas de artes escénicas, música, cine y televisión.