Jorge Arturo Mora. 21 marzo, 2018
'A dance tribute to the art of football' será el show que se presentará en el FIA 2018. Foto: Knut Bry para La Nación
'A dance tribute to the art of football' será el show que se presentará en el FIA 2018. Foto: Knut Bry para La Nación

El eterno conflicto entre el arte y el deporte se soluciona según la visión del director noruego Jo Strømgren.

Para el Festival Internacional de las Artes (FIA), el colectivo de danza contemporánea presentará un espectáculo que propone alcanzar al mayor público posible mediante el fútbol. La presentación se titula A Dance Tribute to the Art of Football.

Vía telefónica, desde Noruega, Viva conversó con Strømgren sobre los detalles del espectáculo.

Dentro de la gira mundial que pretende hacer la compañía, solo en Costa Rica presentarán A Dance Tribute to the Art of Football, ¿existe una expectativa especial al presentar el espectáculo solo aquí?

Nos gusta variar con los temas y a veces las presentaciones caen mejor en algunas regiones que en otras. El fútbol es tan universal que sabemos que la presentación puede ser bien recibida, pero con Latinoamérica es un caso especial porque sabemos que viven intensamente el fútbol.

¿Por qué el fútbol merece un homenaje por parte de la danza?

–Bueno, como este espectáculo se creó en 1996, era distinto porque el fútbol no era tan comercial, como un negocio de millonarios. A mí me parece que el fútbol ha perdido el alma. Yo también fui futbolista y tuve que dejar el deporte por empecer a bailar. Un día me pregunté: '¿por qué no combinarlo?'. Eso fue hace veinte años así que veo en el espectáculo la oportunidad de conectarme con mi pasado, La idea comenzó como un happening durante dos fines de semana, nos llegaron a ver unos alemanes y fue un incendio: empezamos a girar por todas partes, justamente porque el tema es universal y se puede hacer un puente entre el deporte y el arte.

¿El espectáculo permite ver al fútbol también como un arte?

Si vemos al fútbol de una manera muy amplia, hay cosas que se pueden definir como arte y cultura, más allá del fenómeno de negocio y las estrellas. Cuando viene la Copa del Mundo, sucede algo curioso: es una de las pocas veces que todo el mundo se une. Es casi como un pegamento para seres humanos, así que valdría la pena investigar al fútbol desde el lado filosófico, estético, sentimental y social; no solamente del lado deportivo.

Tengo entendido que la presentación también aborda el tema de que el fútbol es solo para la clase trabajadora y el ballet para la clase alta. ¿Hay una intención en desmitificar estas posturas?

Sí, es verdad. En todo el mundo, igual que en Costa Rica, suele educarse a los artistas con un principio de exclusividad, a solo un círculo pequeño, para los que entienden nada más. Es como lo opuesto a ser amplio, popular. Por lo menos en Europa, este espectáculo surgió con el tren del posmodernismo, porque para el público general le puede resultar difícil saber qué es la danza, de qué trata. Una misión de nosotros es hacer algo muy popular dentro de una rama contemporánea. Hemos pasado unos 40 países y casi mil actuaciones. Los primeros años que hicimos el espectáculo, mucha gente comenzó a imitarnos. Metían al fútbol en obras de teatro y danza. La gente que nos imitaba presentaba obras de buena calidad y tenían muy claro que esto se puede llevar a públicos amplios.

¿Cómo reacciona el público en diferentes partes del mundo cuando presentan este espectáculo?

Es distinto en cada país. En algunos países, uno nota como los intelectuales se ríen de la obra. En otros países, simplemente es la diversión con la danza. Hemos hecho muchos espectáculos hacia los jóvenes y funcionan muy bien, como la primera puerta a algo artístico, escénico, funciona bien como la primera puerta. Es una entrada para otros espectáculos.

¿El espectáculo puede ser disfrutado incluso por quienes no conocen a profundidad el fútbol?

No sé (risas). Es importante en variedad de obras, todos saben algo de fútbol de la tele o han jugado por la propia cuenta, es la referencia más común que tenemos. Estamos tomando del pelo al juego, hemos tenido profesionales futbolistas, gente que no tiene nada que ver.

¿Cuáles expectativas tienen para el espectáculo en Costa Rica?

–De América Central no sabemos mucho, pero sí tengo entendido que ha habido un desarrollo muy fuerte de la danza contemporánea, así que esperamos que les guste el espectáculo.

La presentación será el domingo 8 y el lunes 9 de abril en el Teatro Nacional. Puede conseguir las entradas, a un costo de ¢4.500, en www.boleteria.cr