Jorge Arturo Mora. 20 agosto

Han pasado 4 años desde que el mexicano Arturo Valencia comenzó un gran trabajo de recopilación.

El resultado de su empeño se podrá apreciar a partir de este jueves en las salas del Museo Rafael Ángel Calderón Guardia, ubicado en Barrio Escalante.

Se trata de una recopilación de madera, hojas secas y piezas en cerámica que conforman la exposición Momentos y sedimentos. El conjunto de ensambles que presenta Valencia pretende reflejar el paso del tiempo al mostrar el estado degenerativo de los elementos de la muestra.

En total, son 34 obras de diferentes dimensiones que estarán abiertas a todo público desde esta semana.

“A partir de la recuperación de materiales que evidencian lo incierto del transcurso del tiempo como objetos fracturados, pedazos de hierro, lámina consumida, rondanas, chapas, llaves, trozos de herramienta, maquinaria, alambres, madera, troncos, fragmentos de yute, varas, algodón, hojarasca, procedo a incluirlos en soportes articulados para obtener un contenido basado en relaciones visuales que proponen un discurso bajo un concepto abstracto como lo indican los propios títulos de las obras: El tiempo cíclico, Gestación, Fragmentos de la memoria, Depósitos del tiempo...”, aseguró el mexicano en un texto que acompaña el anuncio de su exposición.

“Planteo un proceso que va de la voluntad de representación del tiempo, junto al cuestionamiento del olvido, sueño y muerte de ciertos objetos, a la reivindicación de lo marginal y la recuperación del misterio impregnado en la actitud azarosa del encuentro con los objetos. De esta manera, presento una plástica de conceptos como temporalidad, vulnerabilidad, transformación, accidente y memoria”, agrega Valencia. a quien le resulta importante situar a las chatarreras, bodegas y basureros como santuarios del olvido.

Juan Villoro, destacado periodista y escritor mexicano, se refirió al trabajo de Valencia con una serie de elogios.

“Cada tecnología otorga prestigio artesanal y encanto ‘de época’ a los materiales anteriores. El concreto dio valor histórico al ladrillo, del mismo modo en que el ladrillo resaltó el uso previo de la piedra, que a su vez destacó el mérito que había tenido el mármol. En una época de plásticos y poliuretanos desechables, Arturo Valencia recupera la nobleza del yute, la madera, la cerámica, la hojarasca, la arena y el acero”, manifestó el periodista en un documento adjunto a la exposición.

Además, Villoro asegura que “sus notables ensamblajes representan un doble viaje en el tiempo: salvan del olvido trozos sin uso aparente y los proyectan hacia el ignorado porvenir”.

Momentos y sedimentos estará en exhibición hasta el 14 de setiembre. La muestra puede ser visitada de lunes a viernes de 9 a. m. a 5 p. m.

La entrada es gratuita.