5 diciembre, 2008
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Seis de los dueños del edificio Botica Solera donaron ayer a la Municipalidad de San José su parte de este histórico inmueble.

El resto de los dueños hará lo mismo en los próximos días, según explicó el alcalde de San José, Johnny Araya.

La Botica Solera es un histórico edificio localizado en avenida 11, entre calles 8 y 10, en Barrio México. Ostenta el título de patrimonio nacional desde 1999 y es representante del estilo art déco .

Además del abandono, en los últimos años fue víctima de mendigos y delincuentes que lo convirtieron en su guarida.

Araya explicó que fueron los mismos dueños de la Botica Solera quienes propusieron la donación a la Municipalidad hace algunos meses.

Aunque desde hace varios años el gobierno local había expresado directamente su interés en comprar el edificio, problemas legales impedían la adquisición debido a que varios de sus propietarios ya han fallecido.

Causa. “Hace tiempo habíamos hablado sobre donar el edificio. Las noticias de hace algunos meses donde se mostraba su mal estado nos hicieron retomar la idea”, explicó Virginia Acuña Solera, una de las personas que donaron ayer su derecho sobre la propiedad.

Junto a ella firmaron sus hermanas Ligia, Flora y Emilia; además de los hermanos María Amalia y José Daniel Gómez Acuña.

El alcalde Araya explicó que en los próximos días se buscarán las firmas de los restantes dueños que no pudieron participar en la actividad que organizó ayer la Municipalidad.

En dicho acto, también se les entregó un certificado donde queda constancia de la donación y se les leyó la placa que se colocará en agradecimiento a esta familia cuando la Municipalidad tome posesión formal del inmueble.

Como parte del acuerdo, la Municipalidad correrá con los gastos legales de la apertura de al menos cuatro mortuales para también obtener los derechos de los dueños que murieron sin heredar.

En total, la Botica Solera tendría actualmente unos 24 dueños. La Municipalidad espera convertirse en las próximas semanas al menos en la dueña mayoritaria de la propiedad.

Además, el gobierno josefino asumirá una deuda de aproximadamente ¢8 millones en el pago de impuestos a la propiedad que actualmente pesan sobre la Botica Solera.

“Si todo sale bien, en el segundo trimestre del próximo año podrían comenzar las obras”, comentó Araya, quien recalcó que el edificio será utilizado como centro cultural que incluirá una biblioteca pública.

Además de calificar de “histórica” la donación, el alcalde agradeció a los dueños “en nombre de la ciudad de San José”.

El funcionario cree que la inversión para restaurar la Botica Solera superará los ¢150 millones que estuvieron originalmente presupuestados, pero no dio ningún monto actualizado.