Marta Ávila. 14 mayo, 2018
Con un largo y caluroso aplauso, el teatro lleno, reconoció el trabajo y el talento de estos bailarines rusos. Foto: Rafael Pacheco
Con un largo y caluroso aplauso, el teatro lleno, reconoció el trabajo y el talento de estos bailarines rusos. Foto: Rafael Pacheco

Gala es un espectáculo interpretado por diez figuras del Ballet Bolshói constituido por once piezas, la mayoría dúos, del tradicional repertorio del Ballet, en el que además, se incluyeron obras de corte moderno y contemporáneo, de autores poco frecuentes en nuestros escenarios.

Fue todo un reto para este joven elenco: escenificar estas coreografías emblemáticas del ballet universal.

En la primera parte pudimos ver la composición romántica en versión de August Burnonville del dúo La Sylphides, a cargo de Tatiana Lazareva y Andrei Bolotin.

Como novedad observamos Lullaby, un segmento de la obra Rain del coreógrafo moldavo Radu Poklitaru (1972), interpretada por Viktoria Litvinova y Yan Godovskiy con mucha soltura y virtuosismo, recordando que el ballet ha evolucionado.

Esta primera parte contó con un repertorio mayoritariamente de obras de Yuri Grigorovich, el gran maestro y coreógrafo ruso que dominó casi todos los estilos compositivos y para muestra están el dúo de Raimonda interpretado por Nina Kaptsova y Víctor Ischuk.

El solo Russkai , en el que apareció Marianna Ryzhkina dominando los detalles de una danza tradicional con acentos de sensibilidad femenina.

Marianna Ryzhkina destacó con una interpretación sensible. Foto: Rafael Pacheco
Marianna Ryzhkina destacó con una interpretación sensible. Foto: Rafael Pacheco

Luego vimos el dueto de El Cascanueces inspirado en Petipa e Ivanov, en el que Grigorovich dio su versión a cargo de Tatiana Lazareva y Alexander Smolianov, quienes se mostraron dominantes de las destrezas que requieren las brillantes variaciones de los personajes.

Y para el cierre de esta sección, María Allash y Alexander Volchkov se ganaron los aplausos con su intensa interpretación y sus resoluciones de los desafiantes alzados del dúo de Espartaco.

Después del intermedio, la otra novedad fue el dueto de uno de los mejores trabajos de Konstantin Boiarsky, The Young Lady and the Hooligan (1962) con música de D. Shostakovich, el cual está basado en el texto de Vladimir Mayakovsky, que fue interpretado de manera jocosa y fluida por Viktoria Litvinova y Alexander Smolianov quienes lograron, mediante el lenguaje moderno, plasmar la diferencia de caracteres con sus agraciados movimientos.

De Carmen, obra creada en 1967, por el cubano Alberto Alonso, se presentó el trío en el que Lazareva interpretó magistralmente a la sensual mujer junto a Ishchuk y Godovsky como los amantes en pugna.

Marianna Ryzhkina languideció en el papel romántico de Giselle al lado de Bolotin. Por su parte, María Allash logró las cualidades de movimiento que exige la propuesta de Fokine al encarnar acertadamente el solo La muerte del cisne, papel ejecutado con maestría por Ana Pávlova y Maya Plisétskaya.

Como cierre bailaron brillantemente, el dúo de la boda de Kitri de Don Quijote, asumido por Nina Kaptsova y Alexander Volchkov.

Estos bailarines dúctiles, honestos y dominando diferentes estilos de movimiento demostraron que el ballet es parte de su cultura, en la que el ballet se ha cultivado por centurias con muchos hitos que hoy forman parte del repertorio mundial.

Estrellas del Ballet Bolshói

Gala

Fecha: sábado 12 de mayo de 2018, 8 p. m.

Lugar: Teatro Popular Melico Salazar