16 agosto, 2010
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Cincuenta años después, Tricolín ya no es el mismo, el mítico personaje animado que marcó varias generaciones de costarricenses dejó su imagen de niño inocente para ser un chico listo, intrépido y muy creativo.

En junio pasado, Tricolín celebró medio siglo de existir y, para festejarlo, el personaje estrenó una imagen digital que espera conquistar Latinoamérica y enamorar a las nuevas generaciones del país.

Por su puesto que detrás del nuevo proyecto está su creador original, Carlos Figueroa, que en 1960 y en el propio día de su cumpleaños, trazó el primer Tricolín de la historia.

“Fue un 6 de junio, el día que cumplí 18 años, no lo recuerdo bien, pero ese día, cree a Tricolín y se quedaría conmigo para siempre”, aseguró Figueroa, quien en la actualidad dirige la compañía Figueroa Producciones y tiene 68 años edad.

El nuevo Tricolín, que ahora luce en pantalla con unos 11 años de edad –el original tenía unos siete, según Figueroa–, es también fruto de la alianza estratégica entre la compañía de su creador y Estudio Flex, empresa costarricense de animación digital con amplia experiencia en la producción de series y largometrajes en 2D y 3D.

Hace unos meses y después de cambiar de look cuatro veces en su historia (ver recuadro), Tricolín renació de la mano del dibujante Carlos Eduarte, de Estudio Flex, y el proyecto Tricolín descubre el porqué comenzó a marchar.

“El proyecto es para televisión y tiene el mismo concepto que siempre tuvieron las series y revistas de Tricolín y sus amigos, el de educar y recrear”, explicó Figueroa.

Tanto es el despegue internacional que busca Tricolín, que el proyecto se presentó en julio en el Festival Siggraph 2010, en Estados Unidos, como parte del stand del Costa Rica Animation Holdings, consorcio de empresas ticas dedicadas a la animación digital.

“Ahí buscamos socios para vender el proyecto a alguna cadena internacional educativa que haga volar el proyecto. En estos momentos estamos en negociaciones”, afirmó su orgulloso creador.

La nueva serie de televisión tiene 26 episodios con una duración de dos minutos cada uno. En ella, Tricolín luce adaptado a las nuevas tendencias y exigencias gráficas del mercado actual y con “actitudes dinámicas y decididas, que denotan seguridad y liderazgo”, dice un comunicado enviado por la producción.

Por supuesto que Nambí, Tricolina, Pepín, Nosara y Garabito, los recordados amigos de Tricolín, también se incluyen en el nuevo proyecto e igualmente lucen renovados.

Además, Figueroa adelantó que el nuevo Tricolín también busca reconquistar a los ticos con un proyecto llamado Tricolín y los lumivalores, una serie de 12 videoclips animados con diversas canciones sobre los valores.

“Al ver tanta violencia en escuelas y colegios, se me ocurrió hacer este proyecto, en el que Tricolín y sus amigos interactúan con una serie de esferas luminosas (los lumivalores)” , contó el productor.

Según Figueroa, esta idea está desarrollándose aún, pero iría bastante adelantada.

Una historia. Sin duda, los años 70 y 80 fueron los mejores años para Tricolín y sus amigos. Para muchos, el “hijo animado” de Figueroa se convirtió en el único referente local con el que los ticos se podían sentir identificados.

“Yo soy de Grecia, de clase media y por eso yo no podía ir a Disneylandia a ver a Mickey. Yo sentía más cercano a Tricolín , era nuestro. Él marcó mi generación. Mi admiración por él nació en la escuela y se mantiene hasta ahora”, dijo Alejandro Ugalde, historiador y periodista, de 38 años de edad.

Ugalde escuchaba a Tricolín en el programa de radio que comenzó a sonar en los años 80 en al menos nueve emisoras locales. El espacio animaba a los niños a levantarse para ir a la escuela y los padres de familia solían aprovecharlo.

Luego, Ugalde conoció a Tricolín, se comenzó a vestir con el traje del personaje, hizo su voz en la radio y ahora, ya como adulto, hace una investigación del personaje.

“Tricolín es parte de la historia del país, estoy convencido de eso”, asegura Ugalde.

Pero el éxito de Tricolín comenzó mucho antes, cuando en 1972 Figueroa creó la revista Tricolor. Allí, Tricolín comenzó a educar a los niños de escuelas de todo el país.

Luego, en 1979, la revista tomó el nombre de Tricolín, además, se rediseñó el formato y llegó el sonado programa de radio.

“Para ese entonces se formó el Club de amigos de Tricolín, donde los niños se asociaban y recibían un carnet de pertenencia y en las escuelas se leía la famosa Promesa de Tricolín, entre otros. Era todo un movimiento infantil”, explicó un nostálgico Ugalde.

Pasó poco tiempo para que Tricolín se convirtiera en un personaje más que popular, al punto que inspiró el I Festival Nacional Infantil Tricolín, reuniendo a unas 12.000 personas en la Avenida Central, según La Nación de esa época.

“Tanto fue el boom de ese festival ( tuvo 11 ediciones) que Canal 6 me pidió que hiciera un programa para ellos.”, dijo Figueroa.

De esta forma, en 1983, Tricolín llegó a la televisión en forma de marioneta, para luego pasar en 1985 a Teletica y en 1987 a Canal 13.

De 1990 al 2000, Tricolín tuvo un descanso y regresó renovado con su página web www.tricolin.com, debido a la petición de muchos padres de familia “que deseaban un Tricolín como el que ellos tuvieron para sus hijos”, dijo Figueroa.

Hasta ahora, www.tricolin.com es un sitio activo y es testigo del renacimiento digital de Tricolín, 50 años después de ver la luz.