Jorge Arturo Mora. 4 marzo
Luke Perry murió a los 52 años. Foto: Chris Pizzello/Invision/AP, File
Luke Perry murió a los 52 años. Foto: Chris Pizzello/Invision/AP, File

El actor Luke Perry, quien saltó a la fama con su papel en la serie juvenil de los noventa Beverly Hills, 90210, falleció este lunes como consecuencia de un severo derrame cerebral, dijo a la AFP su representante Arnold Robinson.

Perry, de 52 años, murió “rodeado de sus hijos Jack y Sophie, su prometida Wendy Madison Bauer, su exesposa Minnie Sharp, su madre Ann Bennett” y otros familiares y amigos. “La familia aprecia el gran apoyo y las oraciones extendidas por Luke en todo el mundo y respetuosamente pide privacidad en este momento de gran luto”.

(Video) Muere Luke Pery, Dylan en 'Beverly Hills, 90210'

Su fallecimiento ocurre tres días después de haber sido internado de emergencia tras un derrame cerebral masivo.

En ese momento, su publicista Robinson dijo a la agencia AP que el actor estaba bajo observación, y no proporcionó razón de la hospitalización ni detalles sobre la condición del actor. La información que trascendió fue que el actor se encontró sedado desde su internamiento.

Casualmente, un día después de su hospitalización, la cadena FOX anunció un reinicio de la serie Beverly Hills, 90210, donde el intérprete encontró el punto más alto de su carrera.

El camino al estrellato
El actor Luke Perry en su personaje de Dylan McKay, de la popular serie de televisión 'Beverly Hills, 902010'.
El actor Luke Perry en su personaje de Dylan McKay, de la popular serie de televisión 'Beverly Hills, 902010'.

Luke Perry nació en el poblado de Mansfiel, en Ohio, en 1966, donde creció y se convirtió en la mascota de su colegio. Su madre, una ama de casa; y su padre, un herrero; no fueron justamente el impulso artístico que el actor anhelaba en sus primeros años colegiales.

Cuando terminó la secundaria, Perry decidió mudarse hacia una ciudad de mayor actividad cultural. Se fue a Los Ángeles para encontrar cátedra de actuación que nunca tendría en su natal Ohio. Allí trabajó en pavimentadoras mientras encontraba alguno que otro papel en obras teatrales pequeñas.

Encontrar un trabajo que lo hiciese feliz fue difícil, según comentó con humor en diferentes entrevistas a lo largo de su carrera. En 1988, logró aparecer como Ned Bates en el culebrón Loving, show que le dio un poco de visibilización en Nueva York.

Posteriormente, también aparecería en la teleserie Another World con intervenciones poco memorables.

“Tuve que audicionar en 215 trabajos en Nueva York para encontrar trabajo en un comercial de televisión. Era lo que había que hacer”, dijo Perry en una entrevista con Whoopi Goldberg durante los 90.

Perry finalmente se sintió satisfecho tras aparecer en el videoclip Be Chrool to Your Scuel, de la banda de heavy metal Twisted Sister. “¡Al fin aparecí con Alice Cooper!", bromeaba el intérprete.

Su aparición en el videoclip fue el golpe de suerte que tanto necesitaba. Para finales de los 80, supo de las audiciones para una serie adolescente que posiblemente marcaría una época.

Se trataba nada menos de Beverly Hills, 90210, drama juvenil que exploraba las interacciones entre ocho jóvenes. Perry consiguió el papel de Dylan McKay, un adinerado y conflictivo muchacho. Curiosamente, Perry audicionó por el rol de Steve Anderson, personaje que finalmente encarnó Ian Ziering.

Mientras Beverly Hills, 90210 ascendía en popularidad, a Perry empezaron a llegarle más contratos.

Luke Perry fue parte del elenco original de Beverly Hills, 90210. Foto: Archivo
Luke Perry fue parte del elenco original de Beverly Hills, 90210. Foto: Archivo

En 1992, por ejemplo, Perry fue parte del filme Buffy The Vampire Slayer y de Terminal Bliss. Así, el intérprete terminó de convertirse en toda una estrella juvenil.

Dos años después, Perry consiguió un papel protagónico como Lane Frost en 8 Seconds. Aparentemente, después de esta aparición, el actor pretendía buscar personajes más maduros, para desligarse de la cara juvenil con la que todos se conmocionaban en Beverly Hills, 90210.

Así fue cómo, en 1995, el actor abandonó la serie juvenil que lo había llevado a la fama. En ese mismo año, y como afirmación de su discurso por verse más maduro, se interpretó a él mismo en Vacanze di Natale, una producción italiana.

Posteriormente siguió fiel a su premisa y tuvo actuaciones en el filme independiente Normal Life, en la cinta de ciencia ficción Invasion, en el drama Riot e incluso, para 1997, alcanzó a trabajar con el connotado Luc Besson en la gran película El quinto elemento.

Aunque Perry parecía salirse con su cometido, la situación financiera comenzó a ponerlo en apuros y la salida parecía obvia: volver a su tan esperado personaje, el cual el público pedía a gritos.

En 1998 Perry volvió a la serie y aprovechó su empuje mediático para tener nuevas apariciones en películas como Storm y The Triangle que, si bien es cierto no significaron un punto especial en su carrera, lo ayudaron a evitar la bancarrota.

Para comienzos del siglo, Perry encontró espacio en series televisivas dramáticas como Oz, Jeremiah, Windfall y John from Cincinatti. También tuvo distintas apariciones en series animadas, prestando su voz para interpretarse en muchas ocasiones a sí mismo en programas como Johnny Bravo, Family Guy y Los Simpsons. Además, volvió a aparecer en un videoclip. Se trató de ¡Happy Birthday Guadalupe!, de The Killers.

Entre otras apariciones que tuvo en este siglo destaca Redemption Road, Good Intentions, la saga de Goodnight for Justice, Red Wing y Jesse Stone: Lost in Paradise.

En los 2000, su papel más importante llegaría en sus últimos años de vida. En el 2017 se anunció a Perry en el show Riverdale, serie de la productora CW que terminó popularizada por Netflix.

En la serie, Perry interpreta a Fred Andrews, el carismático padre de Archie, uno de los protagonistas. En Riverdale, Perry volvió a las primeras planas con entusiasmo y aceptación del público general, con una actuación conmovedora en todas las temporadas.

El futuro del intérprete estaba alrededor de muchos rumores tras el reciente anuncio de un reinicio de la serie Beverly Hills 90210. La cadena FOX, encargada de la producción, había dado a conocer que únicamente no contaba con el afirmativo de Perry y Shannen Doherty del elenco original de la serie, pero que “las puertas estaban abiertas para ambos”.

Su último trabajo, que será publicado de manera póstuma, es Once Upon a Time in Hollywood, la novena película del cineasta Quentin Tarantino que se encuentra en posproducción y podría estrenarse el próximo año.

Bien recordado
Luke Perry fue todo un ídolo juvenil en los noventa. Foto: AP/Leslie Hassler
Luke Perry fue todo un ídolo juvenil en los noventa. Foto: AP/Leslie Hassler

Justamente el carisma que permeaba Perry en su personaje de Riverdale no era en vano.

En vida, siempre fue referenciado por muchos de sus colegas como un hombre entusiasta, de sonrisa abierta y dispuesta.

Tras la noticia de su muerte, muchos de sus allegados han expresado su pesar en redes sociales.

Por ejemplo, el actor Ian Ziering, escribió en Twitter un mensaje a modo de carta. “Querido Luke, siempre voy a disfrutar de los recuerdos amorosos que hemos compartido durante los últimos treinta años. Que tu viaje sea enriquecido por las almas magníficas que han pasado antes que tú, como lo hiciste aquí, por aquellos que dejas atrás”, escribió el actor quien interpretó a Steve Sanders en la serie Beverly Hills, 90210.

Gabrielle Carteris, quien encarnó a Andrea Zuckerman en la serie noventera, también escribió en memoria del actor.

“Estoy absolutamente desconsolada. Luke era una fuerza tremenda en la vida de tantas personas. Era un alma muy sensible, amable y generosa, y luchó por los más débiles. Era una voz fuerte y un defensor que será muy extrañado por todos los que lo conocieron. Ha dejado su huella, nunca se olvidará. Mi corazón está con su familia, amigos y fanáticos de todo el mundo", dijo la intérprete a la cadena de CNN.

Christine Elise McCarthy, quien encarnó a Emily Valentine en la misma serie, también recordó los buenos tiempos vividos con Perry durante la grabación del programa.

“Con el corazón hecho trizas, debo decir que estoy devastada de decir que perdimos a Luke. Todavía estoy en shock y no tengo más palabras que decir que fue un verdadero caballero amable. Él será llorado y extrañado por todos los que lo conocen y los millones que lo aman. Descansa en paz, querido Luke. Tu tiempo aquí fue demasiado corto”, escribió en redes.

También, su última casa que fue Riverdale, manifestó su pesar ante la pérdida del actor, que tenía presencia en cada capítulo de la serie. Los productores ejecutivos Roberto Aguirre-Sacasa, Greg Berlanti, Sarah Schechter y Jon Goldwater lanzaron el siguiente mensaje en redes:

“Estamos profundamente tristes de saber hoy sobre el fallecimiento de Luke Perry. Como miembro de la familia de Riverdale, Warner Bros. y CW, Luke era todo lo que usted esperaría que fuera: un profesional increíblemente cariñoso, consumado, con un corazón gigante y un verdadero amigo para todos. Como figura paterna y mentor del joven elenco del programa, Luke fue increíblemente generoso e infundió el escenario con amor y amabilidad. Nuestros pensamientos están con la familia de Luke en este momento tan difícil”.

El propio Aguirre-Sacasa, quien también era escritor de la serie, dedicó otro mensaje por aparte en memoria del intérprete.

“Estoy tan desconsolado por la noticia de Luke. Fue padre, hermano, amigo y mentor. Cada noche, antes de que tuviera que filmar una escena, me llamaba y hablábamos de... todo. Voy a extrañar esas llamadas. Y mi corazón está con toda su familia y amigos”, dijo.

Molly Ringwald, quien interpreta a la exesposa de Perry en Riverdale, expresó el duelo por el que vive tras haber conectado intensamente con el actor durante el set de grabación.

“Mi corazón está roto. Te extrañaré demasiado Luke Perry y le envío todo mi amor a tu familia”, escribió en Twitter.