Cine

‘Jungle Cruise’: Dwayne Johnson y Emily Blunt navegan la nueva aventura ‘post-pandémica’ de Disney

Se inspira en un ‘ride’ de Disneyland, tiene romance, grandilocuencia, acción y apuesta a ser la película que, quizá, logre al fin llevar a las familias de vuelta a los cines. Sus estrellas hablaron con ‘Viva’.

Atrás quedaron los lejanos tiempos en que parecía un disparate hacer una película inspirada en una atracción de un parque de diversiones. Disney probó con Piratas del Caribe que la apuesta es segura y ahora le da la oportunidad de llegar a la pantalla grande a otro de sus rides clásicos, apoyado por un presupuesto millonario y dos estrellas tan carismáticas como sus elevados salarios.

Jungle Cruise, la película que debuta este 29 de julio tanto en las salas de cine como en el servicio de streaming Disney+, se inspira ligeramente en Jungle Cruise, el ride, uno de los recorridos más emblemáticos de los parques de la compañía en California, Florida, Japón y Hong Kong y que fue inaugurado en 1955, como parte de la oferta con la que Disneyland abrió sus puertas.

Se trata de una atracción en la que los turistas navegan en un bote de vapor por un misterioso río que cruza la jungla, con referencias a la fauna y flora de zonas tropicales de América, África y Asia. Si bien ya suma más de 60 años, Jungle Cruise no pasa de moda y todos los visitantes de los parques de Disney lo tienen entre los imperdibles, por lo que no es difícil entender por qué la compañía del ratón dio el paso lógico de llevar aquello a la pantalla grande y expandirlo en una franquicia cargada de posibilidades.

El filme se desarrolla en 1917 y nos ubica en el Amazonas, donde el embaucador capitán Frank “Skipper” Wolff (Dwayne Johnson) engatusa a los turistas abordo de su destartalado barco con un recorrido por un río plagado de “fieras” e “indígenas salvajes”, justamente ironizando a la atracción que inspira la película.

A él se une la científica Lily Houghton (Emily Blunt), una audaz aventurera que remite, sin duda, a Indiana Jones, y que se impone a la discriminación machista de la época que la descalifica dentro de los círculos académicos o que la censura por querer usar pantalones.

Si bien ambos personajes al inicio parecen detestarse, la química entre los actores es perfecta.

Jungle Cruise muestra a la singular pareja recorrer el río en pos de un árbol mágico que posee poderes de curación, enfrentándose a cataratas, centenarios conquistadores españoles malditos y un maniático príncipe alemán. En otras palabras, la típica película Disney de alto presupuesto que mezcla lo sobrenatural con la aventura, el romance y la comedia (eso sí, con la novedad de incluir también música de Metallica y un personaje gay).

Al frente del reparto (que además suma a Jack Whitehall, Édgar Ramírez, Jesse Plemons y Paul Giamatti), Johnson y Blunt brillan como nunca. No hubiéramos apostado por ver a estos dos juntos pero ahora se nos hacen inseparables, al punto de que la actriz británica parece integrada de plano a la tropa de colaboradores frecuentes del exluchador convertido en el actor más taquillero y mejor pagado de Hollywood.

Las expectativas para Jungle Cruise son enormes. Dirigida por el cineasta español Jaume Collet-Serra, la película costó más de $200 millones y es la apuesta definitiva de Disney para reencausar su negocio cinematográfico, tras los meses de caos y malas taquillas por la pandemia. Si bien no se ha confirmado, es casi seguro que los planes de la compañía ya incluyen, por lo menos, una continuación.

Como parte de la promoción del filme, días atrás se celebró una conferencia de prensa virtual con medios de comunicación latinoamericanos, de la cual ‘La Nación’ tomó parte, con Johnson y Blunt. Entre bromas recíprocas y respuestas compartidas que dan cuenta de la legítima amistad que se forjó entre ambas estrellas, La Roca y ‘Mary Poppins’ dieron su versión de la que podría ser una de las películas más exitosas del 2021.

— El personaje de Emily representa cómo las mujeres han sido tratadas a lo largo del tiempo, pues a ella se le señala, por ejemplo, por usar pantalones, se le descalifica. ¿Cuál es tu opinión de cómo eso ha cambiado?

Dwayne: Bueno, pienso que las mujeres...

Emily: Yikes (risas) ...

Dwayne: Lo siento, jeje.

Emily: Yo tomo esta pregunta. Aunque es una película de Disney que busca entretener, no tiene medio de explorar temas actuales. Me encanta del personaje que ella se niega a conformarse, y que trata de dejar en el polvo todas esas restricciones de ser una mujer y por eso quiere usar pantalones prácticos, explorar sus propias aspiraciones y ambiciones, que era algo que se limitaba en 1917. En la escena inicial (donde hay una exposición en una academia científica) la vemos que debe sentarse con las secretarias, pues los hombres y las mujeres no tenían permitido siquiera estar en un mismo cuarto, lo cual es una locura. Al inicio parece que ella está limitada pero te das cuenta que más bien usa las restricciones de su género a su favor. La manera tan inteligente en que se desenvuelve toda esa secuencia inicial me capturó cuando la leí en el guión por primera vez.

— Esta película es combinación de comedia, acción y romance. ¿Esa es la receta perfecta para una película de Disney?

Emily: Eso esperamos.

Dwayne: Sí, esperamos así sea. Cuando entras a estos proyectos, especialmente a uno de esta magnitud y que además nos da la responsabiliad de trabajar con un ride muy querido en Disney, si bien no hay garantía, sí buscas rodearte de la mejor gente. Tenemos una de las mejores actrices de nuestra generación, que es Emily Blunt, y un gran director constructor de mundos, Jaume Collet-Serra. Cruzamos los dedos.

Se siente como que esto tiene todos los elementos para ser una gran película. Ahora, cuán exitosa será hoy, en el post covid, no se sabe. Pero sí sentimos que es algo especial y quienes ya han visto la película la disfrutaron. Sin adelantar mucho, el estudio ya está hablando de una continuación, así que veremos...

— En este tipo de películas la química entre los actores principales es esencial. Es claro que ustedes dos la tienen. ¿Cómo fue el proceso de entenderse?

Emily: La química es una rara cosa etérea, no es algo para lo que se pueda entrenar... (Dwayne interrumpe) ¿Ven con lo que me toca lidiar? Sigue, pues en este momento no tengo química contigo...

Dwayne: Continúo tu respuesta. La química es una cosa etérea...

Emily: Te decía que si no es real, puedes fingirla pero no es tan divertido, esa es la verdad.

Dwayne: Cuando nos conocimos funcionó y nos convertimos en amigos. Las audiencias son sabias y reconocen cuando la química entre los actores es real... o cuando no lo es, como con nosotros (risas).

— Las familias han estado lejos de los cines por mucho tiempo, debido a la pandemia. Tras haber podido ver la película en el cine, pareciera que el streaming no le haría justicia. ¿Cómo se balancean estos dos ambientes para este tipo de películas de gran presupuesto?

Emily: Esta película fue hecha con tantas lágrimas, sudor y sangre; con tanta alegría y amor; nuestro director quiso inyectar cada cuadro con esta belleza. Así que sí, fue hecha para la experiencia de la pantalla grande. La llamamos ‘la aventura de sus vidas’ y esperamos que la gente se aventure fuera de sus casas para verla, pues vale la pena vivir la experiencia ‘explota tu cabeza’ que esta película es. Pero al mismo tiempo es una película familiar, y queremos que todo niño alrededor del mundo pueda verla, eso es importante para nosotros. Pero sí, lo cierto es que se hizo para verse en cine.

— El vestuario en el filme es maravilloso, obra del diseñador español Paco Delgado. ¿Qué nos pueden decir de los trajes que usan en la película?

Emily: Amo a Paco, me parece que es increíble. Para mi personaje sé que se inspiró en Amelia Earhart y Humphrey Bogart. Y aunque siempre quiere ser correcto con respecto al período histórico, no es temeroso de usar colores y texturas. Todo se trabajó para hacer un mundo que se puede tocar, sentir, además de usar trajes que nos cubren mucho, que no es usual.

Dwayne: La reina africana (filme de 1951) fue una de nuestras inspiraciones. En mi caso no se trata de algo físico, que la mayoría de mis roles se relacionan con mostrar el físico, pues estamos en 1917 y tengo mi sombrero, mis tirantes, soy un estafador.

— ¿Qué elementos tiene Jungle Cruise para convertirse en un nuevo clásico de Disney?

Dwayne: Lo que esperamos haga esta película icónica es, número uno, la química entre Emily y yo.

Emily: Es muy leal a aquellas viejas películas con las que crecimos, sobre una aventura exótica que nos remueve memorias. Seguimos el espíritu de esos filmes con los que estaba obsesionada de joven, como Piratas del Caribe, Indiana Jones, La reina africana, En busca de la esmeralda perdida...

Dwayne: Brokeback Mountain...

Emily: Baywatch...

— Ustedes han dicho que la esperanza es uno de los valores de la película. ¿Cuán importante es la esperanza en estos tiempos?

Emily: Este período ha sido tan extenso e incierto que poder sentir de nuevo la energía en el aire es gratificante. Siempre guardé durante este tiempo de pandemia la esperanza de un nuevo día pero puedo entender por qué la gente se ha sentido tan desanimada, pues la incertidumbre ha sido mucha y en una escala global.

—¿Qué se mantuvo del ride original de Disneyland dentro de la película?

Dwayne: Los aspectos del ride que quisimos conservar fueron la mística y la diversión. Walt Disney quiso darle la gente esta experiencia de poder viajar por el mundo desde el Disneyland de Anaheim. Fui muy dichoso de poder trabajar en algo así y que Emily decidiera unirse y mostrar esta perspectiva de una Indiana Jones femenina y también es una responsabilidad para nosotros, entender la marca Disney, su reputación, llevarla a las familias del mundo, especialmente ahora, cuando tratamos de salir tras el covid. Así que, en nuestra pequeña manera, tratamos de llevarle esperanza y diversión a la gente.

Víctor Fernández G.

Víctor Fernández G.

Jefe de información de Entretenimiento. Ingresó al Grupo Nación como periodista de espectáculos al diario Al Día en 1999 y luego pasó a La Nación y al periódico juvenil Vuelta en U, del cual fue su director. Graduado de la Universidad de Costa Rica.