Alexánder Sánchez. 28 agosto
En 'Agente bajo fuego' dicen que Mike Banning (Gerard Butler) quiso matar al presidente. Fotografía: Cortesía de Mundo Cine
En 'Agente bajo fuego' dicen que Mike Banning (Gerard Butler) quiso matar al presidente. Fotografía: Cortesía de Mundo Cine

Y Gerard Butler va de nuevo. Luego de taquilleras cintas como Olympus Has Fallen (2013) y London Has Fallen (2016), llega una nueva entrega de la popular saga de acción, que alarga e inmortaliza las trepidantes aventuras del agente Mike Banning.

Se trata de Agente bajo fuego (Angel has Fallen, 2019), la cinta que se estrena este jueves en Costa Rica y en la que Banning (Butler) probará el amargo sabor de la injusticia.

En la primera entrega de esta trilogía se narra la captura de la Casa Blanca a manos de un terrorista y los esfuerzos del agente por solventar la situación. Las ganancias de esta cinta fueron de $170 millones en todo el mundo.

En la segunda parte, la trama muestra a Banning enfrentando el intento de asesinato de un grupo de líderes mundiales, durante el funeral del Primer Ministro inglés. Esta cinta recaudó $205 millones y terminó de consolidar a Butler como estrella de acción.

En esta nueva película, para variar, las cosas no van nada bien para el integrante estrella del Servicio Secreto. Banning es acusado de atentar contra el presidente de Estados Unidos, Allan Trumbull, que encarna en pantalla grande Morgan Freeman.

Es la primera vez que, para los ojos de Estados Unidos, Banning en lugar de un héroe es visto como un villano. También es la primera vez que el personaje de Freeman es mandatario, pues en las ediciones anteriores de la saga había sido protagonista, pero en diferentes cargos políticos.

“Trabajar con él es mi parte favorita de la franquicia. Pienso en Freeman como en un padre por la cantidad de tiempo que hemos pasado juntos, es para mí uno de los hombres más adorables y talentosos. Un caballero”, dijo Butler a la agencia de noticias EFE.

“Ojalá Freeman fuera el presidente. Me encantaría verlo en el 2020″, bromeó el intérprete.

Pero volvamos a la ficción. El asunto es que, tras ser detenido por las autoridades, Banning logra huir y de inmediato buscará la forma de limpiar su nombre. Su propósito principal es descubrir quién estuvo detrás del escandaloso intento de asesinato.

Para ello, Banning deberá escapar de otros agentes de su propia agencia de seguridad, además de miembros del FBI.

Es en ese momento, donde la acción y el suspenso comienzan a asomarse, se prepara el camino para un final repleto de sorpresas. En medio de la injusta persecución, Banning tendrá que aliarse con peligrosos personajes y hacer hasta lo imposible para salvarse de las rejas o, incluso, de la muerte.

“No quería hacer una tercera película solo por hacerla, pero llegamos a una idea fresca que llevaba a mi personaje en la trama hacia otra dirección, más profunda y emocional”, explicó Butler a EFE, refiriéndose a la forma en que se concibe su personaje ahora.

Ni modo, al fin y al cabo, al agente hará lo que sea para proteger a su familia y salvar a su nación de un ataque terrorista. ¡Ojo al Air Force One!, porque en el aire podría perpetrarse el golpe definitivo.

A Mike Banning lo persigue el Servicio Secreto, es decir, sus propios compañeros van a su caza. En 'Agente bajo juego', el agente es un ángel caído. Fotografía: Cortesía de Mundo Cine
A Mike Banning lo persigue el Servicio Secreto, es decir, sus propios compañeros van a su caza. En 'Agente bajo juego', el agente es un ángel caído. Fotografía: Cortesía de Mundo Cine
Un filme a toda prueba.

Es claro que la crítica nunca ha querido la saga de Butler, y mucho menos el trabajo del actor en ella.

De hecho, en el 2016, Butler fue nominado al Razzie por su papel en London has Fallen.

Pero a los fans ‘palomiteros’ parece no importarles mucho esos indicadores. La semana pasada, tras su estreno en Estados Unidos, Agente bajo fuego se ubicó primero en la taquilla norteamericana, recaudando $21 millones.

¿Superará en el mundo las cifras de sus antecesoras? No es definitivo, pero las proyecciones económicas son bastante buenas.

En Costa Rica, Agente bajo fuego se exhibirá en todas las salas de cine del país. Eso sí, solo puede ser visto por mayores de 18 años.