8 noviembre, 2011
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

La historia de María, una joven que tras perder a su madre decide ir en busca de su irresponsable padre, conquistó al jurado del Festival Internacional de Cine y Video San José, que concluyó ayer en la capital.

La hija natural (2010), de Leticia Tono , es la cinta dominicana que se impuso en el certamen internacional (antigua Muestra de Cine y Video Costarricense), llevándose el título a mejor largometraje.

“El jurado expresó que fue la cinta más completa. En específico dijeron que la cinta cumplía con todos los requerimientos técnicos, tenía un guion sólido y lograba atrapar”, dijo Patricia Velázquez, productora general del festival.

La hija natural es un drama que representa a República Dominicana en los premios Óscar, en la lucha por ser finalista en la categoría de mejor filme extranjero.

Por su parte, el filme tico Gestación, de Esteban Ramírez, logró el beneplácito del público de manera apabullante, pues amasó el 96% de los votos de los asistentes. Esto reafirma lo popular de este drama adolescente, que, además, es una de las películas más taquilleras de la historia cinematográfica del país.

En la rama de cortometraje de ficción, el mejor, según el jurado, fue A partir de ahora solo nosotros, de Ariel Escalante, quien además fue considerado como el mejor director del certamen y fue el conquistador del premio Víctor Vega –que entrega latas de película y revelado al ganador–.

El corto ganador cuenta la historia de Ernesto, un padre de familia que, luego de que su esposa muere, tiene que encargarse de la tutela de sus dos hijos. En el caos de la nueva y exigente nueva vida, el protagonista comprende lo difícil que es la crianza de los muchachos.

“Queríamos contar la historia de un hombre, a quien un suceso inesperado –la pérdida de su esposa–, lo obliga a volver la mirada sobre su comportamiento pasado y descubrir que su nueva vida no respeta planes previos”, dijo la productora del corto Mariana Murillo, hace un par de meses.

A partir de ahora solo nosotros tiene la particularidad de ser la carta de presentación de El bolero de Ravel, un proyecto de largometraje que Escalante planea llevar al cine muy pronto.

El mejor cortometraje animación fue Malverde, de Eduardo Brenes, sobre un héroe ficticio, algo particular, pues tiene todas las características de un delincuente.

Por su parte, el premio al mejor videoclip correspondió a Crazed, del grupo nacional Pneuma, que fue dirigido por Marlon Villar. Al igual que el año pasado, Villar ganó esta misma categoría, al igual que el premio a mejor edición.

El galardón a mejor cortometraje documental fue para Chepita y el mar, de Gabriela Hernández, que narra el nostálgico regreso de una mujer a playa Iguanita, en Guanacaste, donde 50 años antes se había tomado una histórica foto.

Con un análisis testimonial sobre la presencia de la mujer en la dirección cinematográfica cubana, el documental costarricense Deja que yo te cuente la historia, de Milagro Farfán, conquistó el premio principal de su categoría.

En la misma rama, el jurado otorgó una mención especial al documental Las 50 vueltas, de Juan Manuel Fernández, sobre el aniversario de la revolución cubana.

Además, en la categoría de fotografía se otorgó otra mención a Nicoa Ríos, por El buen vivir.