Cine

Especial de cine: ¡Escándalo de película! así fue como el #MeToo golpeó la pantalla grande

Para los acosadores, abusadores y violadores que coexisten en Hollywood, la década que agoniza ha sido su peor pesadilla. Que lo diga Harvey Weistein o Kevin Spacey

Como un huracán arrasador, que dejó destechada la casa de grandes luminarias, el movimiento #MeToo no pasó desapercibido en Hollywood.

Por años, en la meca del cine, no se paró de hablar del caso de Roman PolanskI –el cineasta que habría abusado de una menor de edad en los años 70–, pero eso fue poco con lo que estaba a punta de destaparse. En estos últimos años el tema de los acosadores, violadores y machistas le puso tintes dramáticos al guion de una odiosa película.

La primer personalidad en caer fue Harvey Weistein, el poderoso productor hollywoodense que habría abusado, de una u otra forma, de unas 100 mujeres. Las acusaciones sobre el empresario comenzaron a salir desde el 2017 y no han parado, obligándole no solo al retiro sino a enfrentar investigaciones que lo podrían meter a la cárcel.

Otra figura en la mira es el director y guionista James Toback, que el 2017 fue acusado por más de 38 actrices jóvenes de acoso sexual o violación cuando buscaban trabajo, entre ellas intérpretes como Julianne Moore y Rachel McAdams.

Woody Allen, por su parte, es un cineasta que después del #MeToo no ha podido volver trabajar tranquilo. Fue acusado de abusar sexualmente de Dylan Farrow, hija adoptada de Mia Farrow quien tenía 7 años de edad al momento de los supuestos abusos.

Por esa grave acusación, Allen ha visto cómo productoras fílmicas y editoriales le cierran la espalda a su trabajo. Ni hablar de la comunidad audiovisual, que lo ve de reojo.

Pero también hay actores que no se escapan. Los hermanos Ben y Casey Affleck, por ejemplo, han sido acusados por abusos sexuales. En caso de Ben, fue por un supuesto manoseo a la actriz Hilarie Burton, y el de Casey, por sobrepasarse con algunas mujeres cuando fue director de I’m Still Here.

Pero el caso más sonado entre los actores, sin duda, fue el de Kevin Spacey. El doble ganador del Óscar tuvo que renunciar a la serie House of Cards, luego de que un joven actor, identificado como Anthony Rapp, declarara que en 1986 Spacey le acosara sexualmente cuando era menor de edad.

En ese caso, Spacey alegó que no recordaba haberse comportado de manera inapropiada y pidió perdón si así lo hubiera hecho. Además, el actor confesó ser homosexual.

Luego se vendrían más acusaciones contra Spacey, quien se ha tenido que retirar por completo del mundo del espectáculo.

​Lo cierto del caso es que en Hollywood ya nada es igual. Después del #MeToo, más de un abusador “duerme con un ojo abierto”.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.