Gloriana Corrales. 10 enero, 2017

El potente discurso que la actriz Meryl Streep pronunció este domingo en los Globos de Oro tuvo nuevos alcances este lunes, cuando el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump no pudo contenerse y le respondió muy a su estilo: a través de Twitter.

Trump calificó a Streep “una de las actrices más sobrevaloradas en Hollywood” y “un títere de Hillary [Clinton] que perdió de manera aplastante".

Arremetió así a pesar que, en una entrevista con The Hollywood Reporter durante la convención republicana, Trump había dicho que Streep era una actriz “excelente” y que además era “una buena persona”.

Asimismo, el magnate se defendió de alegatos de que se había burlado del reportero del Times Serge Kovaleski.

Al recibir el galardón Cecil B. DeMille por su celebrada trayectoria en el cine, Streep recordó la interpretación que más le impactó en el 2016: la lamentable imitación de Trump de ese periodista con discapacidad.

“No porque fuera buena, sino porque fue efectiva”, argumentó. “Rompió mi corazón cuando la vi y aún no me la puedo sacar de la cabeza porque no fue en una película; fue en la vida real. Cuando el instinto de humillar es modelado por alguien en una plataforma pública, se infiltra en la vida de todos porque concede el permiso a otros para hacer lo mismo”.

“El irrespeto invita al irrespeto. La violencia incita a la violencia”, agregó Streep.

Pese a que Trump reprobó las palabras de la actriz, la Casa Blanca le dio un espaldarazo este lunes.

“Claramente, ofreció un mensaje cuidadosamente pensado en el que ella cree profundamente”, señaló el portavoz Josh Earnest. “Me pareció un perfecto ejercicio de los derechos que la Primera Enmienda le concede como ciudadana de los EE.UU”.

Entre Hollywood, la disertación de la ocho veces ganadora de los Globos de Oro también fue respaldada.

“Nunca hubo nadie como Meryl Streep. La amo”, tuiteó la presentadora DeGeneres.

Por su parte, Sharon Stone escribió: “Nunca estuvo más elegante que esta noche [la del domingo]; casi sin voz [en referencia a la afonía que presentaba], logró que su voz fuera más fuerte que nunca. Gracias”.

En su discurso, Streep también hizo un llamado a defender la libertad de prensa y a apoyar la Comisión para la Protección de los Periodistas.

“Necesitamos una prensa con principios para que los poderosos respondan”, dijo.

Al respecto, la hija del senador John McCain, Meghan McCain, una presentadora de Fox News que ha criticado a Trump, tuiteó: “Este discurso de Meryl Streep es la razón por la cual Trump ganó. Y si la gente en Hollywood no empieza a reconocer por qué y cómo, ayudarán a que sea reelegido”.

Alto a la xenofobia. Streep también aprovechó la ocasión para resaltar la diversidad de origen de varios de sus colegas.

Apuntó que Hollywood es un lugar que ha sido denigrado pero que en realidad es una comunidad llena de gente de otros lugares, unida en la misión de mostrar a personas diferentes y hacer que el público sienta lo que ellos sienten. “Si botamos a todos (los extranjeros) no nos quedará nada más que ver fútbol o artes marciales”, dijo.

“En ese momento, las cámaras enfocaron a cientos de las personas más ricas y privilegiadas de la sociedad estadounidense, sentadas en la audiencia con sus esmoquin de $10.000 y sus vestidos de $20.000, apoyando a toda voz este reconocimiento de su terrible victimización”, destacó el presentador británico Piers Morgan en una columna en el Daily Mail.

“Lo siento, Meryl, pero este hipócrita discurso anti-Trump fue fácilmente la peor interpretación de tu carrera”, aseveró.