William Venegas. 17 marzo
Ben Affleck, Oscar Isaac y Pedro Pascal en un filme lleno de contradicciones, de plataforma. Fotografía: Netflix para La Nación
Ben Affleck, Oscar Isaac y Pedro Pascal en un filme lleno de contradicciones, de plataforma. Fotografía: Netflix para La Nación

Decirlo es un lugar común: Ben Affleck ha demostrado ser buen director de cine, pero como actor es poco convincente y, en el caso de la película de Netflix, Triple frontera (2019), esto último se repite.

Al ser la actuación de Ben Affleck tan superficial, como si su personaje le resbalara por el cuerpo, y al tener la primera responsabilidad histriónica, el filme Triple frontera pierde hondura dramática y su calado interesante viene a menos.

El otro actor con personaje importante es Oscar Isaac y este –más bien– está peor: se le siente más perdido que pez fuera del agua. En Triple frontera, quienes salvan la tanda son algunos actores secundarios, sobre todo la joven actriz Adria Arjona (hija de Ricardo Arjona).

Con tanta debilidad actoral (mala dirección de actores), la película pierde convicción, aunque la trama sea llamativa y muy crítica del sistema político-militar de Estados Unidos.

El filme muestra la poca atención que el Gobierno de dicho país da a sus soldados, luego de que estos han peleado con su ejército. El filme sugiere que quedan al abandono. Para sobrevivir, algunos de ellos se convierten en sicarios o mercenarios que trabajan como “soldados” a quien les pague (esto lo vimos en la guerra de Irak o ahora en Afganistán).

En Triple frontera, uno de ellos trabaja para el gobierno de Colombia y reúne a un grupo de excompañeros para asestar un golpe al narcotráfico en la triple selva entre Colombia, Brasil y Perú, golpe con el cual pueden ganar millones de dólares. La película retrata bien la avaricia de dichos sujetos, para quienes más vale llegar a tiempo que ser convidados.

No solo se retrata la codicia de esos sujetos, quienes reclaman a cada rato el abandono que sufren del gobierno estadounidense, sino también su instinto militar (que les fue conformado por el ejército). En efecto, son psicópatas dispuestos más a matar que a hablar. Lo hacen con sus enemigos del narcotráfico, pero también con indígenas o lugareños que nada tienen que ver con esta procesión.

El filme se siente falso al presentar una sólida amistad entre ellos: ¿con tipos de esa calaña, puede esperarse algo bueno? Para nada, que los que bien se conocen, de lejitos se saludan. Esta es una voltereta de la trama que la hace perder su lógica interna. Es también un divagar ideológico para engañar a quienes estamos de espectadores: mala intención del filme.

El resto camina bien en cuanto a fotografía y música, pero le falta intensidad al ritmo de la acción narrada (culpa del montaje), por lo que la película nunca maneja bien el tiempo ni sus pausas; por ello, cae en situaciones superfluas dentro de ese tiempo así desperdigado.

No creo que Triple frontera sea filme para recomendar del todo: en el propio Netflix hay mejores opciones. Ustedes deciden lo que quieran ver.

TRIPLE FRONTERA

Título original: Triple Frontier

Estados Unidos, 2019

Género: Acción

Director: J.C. Chandor

Elenco: Oscar Isaac, Ben Affleck

Duración: 125 minutos

Plataforma: Netflix

Calificación: DOS estrellas ( * * ) de cinco posibles