William Venegas. 12 octubre
Will Smith hace el papel de un sicario y también el de un clon que busca asesinarlo. Romaly para La Nación
Will Smith hace el papel de un sicario y también el de un clon que busca asesinarlo. Romaly para La Nación

¡Atención!, ha llegado a los cines la peor película del director taiwanés Ang Lee, hasta el momento. Se trata del filme titulado Proyecto Géminis (2019), mezcla de cine de acción con retazos del género fantástico, por el asunto ese de la clonación humana.

De Ang Lee recuerdo con aprecio su filme El banquete de boda (1993). De nuevo me convenció con Comer, beber, amar (1994). Cuando Ang Lee llegó a la gran industria del cine en inglés, su carrera comenzó un lento proceso de caducidad.

Con todo, uno recuerda un importante filme suyo como lo es El tigre y el dragón (2000) y puedo añadir Secreto en la montaña (2005). El resto de su filmografía está en el subibaja de una montaña rusa y ahora le llega el momento en que le toca raspar bajo.

Proyecto Géminis es una aberración como género, por la manera tan grosera e ilógica en que mezcla la truculencia de las películas de acción, llenas de balazos, de persecuciones y de testosterona, con la investigación científica de los laboratorios militares.

Para las secuencias de acción, los efectos especiales más parecen ser de videojuegos y lo vertiginoso de los acontecimientos no pasa de ser movimientos de cámara rápida en muchas secuencias. Eso por este lado.

Luego está el trabajo con efectos de maquillaje y de computadora sobre el actor Will Smith, quien debe cumplir un doble papel y, en ambos casos, resulta deprimente: sea como un sicario que, por la edad, desea retirarse, o sea como una versión más joven del mismo personaje, lograda por la mentada clonación.

Will Smith actúa mal con ambos personajes, así que imagínense lo ridículas que se ven las secuencias en que ambos aparecen juntos en pantalla, porque la historia va en que hay que matar al sicario que se retira y solo lo podría lograr una versión mejorada de él mismo, esto es, el clon.

El clon del caso es un experimento del ejército de Estados Unidos para conseguir su apetecido soldado perfecto y optimizar, así, su accionar bélico.

Desde su guion, esta película semeja una lluvia de ideas siempre mal ordenada, sobre todo cuando son momentos melodramáticos, que los hay, para empeorar las cosas.

Por culpa de los guionistas, Proyecto Géminis agarra cierto tono moralizante de manera poco creíble. Su disfraz conceptual es tan localizable como un ganso entre un montón de gallinas. Es cuando intenta vendernos la idea del sicario arrepentido.

En el filme no hay nada que nos convenza de la actitud contrita de dicho personaje: ni con sus diálogos del todo superficiales ni con sus imágenes. No hay profundidad de conceptos.

Por eso mismo, las relaciones entre los personajes son tan planas como los propios protagonistas y, en ciertas secuencias, el argumento podrá ser complicado, pero nunca complejo. Como lo dije antes: esta es la peor película de Ang Lee al momento y no la puedo recomendar.

Ficha técnica

PROYECTOS GÉMINIS

Título original: Gemini Man

Estados Unidos, 2019

Género: Acción

Director: Ang Lee

Elenco: Will Smith, Clive Owen

Duración: 117 minutos

Cines: Cinemark, Cinépolis, Nova, CCM, Studio, San Pedro

Calificación: Una estrella de cinco posibles