William Venegas. Hace 5 días
Daniel Craig se luce como detective en muestra del llamado 'film-noir'. Archivo
Daniel Craig se luce como detective en muestra del llamado 'film-noir'. Archivo

En estos días, en el país, se nos instaló un cine policial con muy alta calidad. No sé si es coincidencia o qué. Lo cierto es que el llamado cine negro (film noir) está que vuela. “Cine negro” o film noir son nombres que recibe por una tradición fílmica que, antes, se manifestaba con la literatura de idéntico tema.

Lo cierto es que este tipo de cine crítico con relación al fenómeno del crimen ha tenido dos estrenos superlativos en nuestras carteleras. Primero fue la presencia de El Irlandés (2019), viaje de orden naturalista por el mundo del crimen gracias al director Martin Scorsese.

Una semana después, ha entrado a las pantallas grandes otro excelente filme detectivesco titulado Entre navajas y secretos (2019), escrito y dirigido por Rian Johnson, de quien ya habíamos alabado otro filme suyo: Asesino del futuro (2012). Con una narrativa suelta, libre y hasta insubordinada, Rian Johnson logra ahora una película al estilo de la literatura tradicional inglesa del género policial.

Ambos filmes entran en el film noir exactamente desde las dos vertientes de dicho género. Lo hace cada cual con generosa exactitud de estilo. Con El irlandés, Martin Scorsese retrata la escabrosidad política y social con protagonismo total de la delincuencia y, por ende, de la corrupción. Es la vertiente llamada “crook-story”.

Por su parte, Rian Johnson se adhiere a la escuela llamada hard-boiled, que implica la presencia de la astucia del detective para resolver el crimen, para encontrar al criminal y para enfrentarse al gansterismo (incluso, entraña la defensa del pueblo, por lo que es posible encontrarle visos de lucha de clases).

En Entre navajas y secretos tenemos un abierto enfrentamiento entre la familia burguesa (incluso neonazi), compuesta por sepulcros blanqueados, y su servidumbre pobre e inmigrante, de origen latino. Es núcleo narrativo en el laberinto de sospechas que aparece alrededor de un crimen.

Esta película denuncia y construye sus silogismos o deducciones desde la denuncia del abuso de poder (no importa quién lo ostente). Su magnífico proceso detectivesco es también denuncia social.

Con un extraordinario elenco (gran dirección actoral), con magnífico diseño de personajes, con una muy acertada ambientación, con la influencia literaria del llamado “whodunit” policial (“¿quién lo ha hecho?”), con estilo retro (se inspira en policiales de los años 40) y con diálogos atinados, Entre navajas y secretos es película que merece ser vista.

En el filme no hay vacíos narrativos y cuando se corre ese riesgo, la película recurre a finos momentos humorísticos, a costa de burlarse de los ricachones que ven esfumarse su capital económico y desvanecerse su capital humano: parásitos. Eso me encanta de Entre navajas y secretos, eso más su cariño por los latinos discriminados: solidaridad.

Entre navajas y secretos

Título original: Knives Out

Estados Unidos, 2019

Género: Policial

Dirección: Rian Johnson

Elenco: Daniel Craig, Ana de Armas, Chris Evans

Duración: 130 minutos

Cines: Nova, Cinépolis, San Pedro, Cinemark, Studio

Calificación: CINCO estrellas ( * * * * * ) de cinco posibles