William Venegas. 23 septiembre
Brad Pitt se luce con su sólida actuación como astronauta hacia Neptuno. DISCINE
Brad Pitt se luce con su sólida actuación como astronauta hacia Neptuno. DISCINE

El gran poeta español Antonio Machado decía: “Después de la verdad, no hay nada tan bello como la ficción”; esa frase me resulta más digna con el cine y, sobre todo, con el género fantástico dentro de su área de la ciencia-ficción o fantaciencia.

Para no alargar el tema con ejemplos, me basta con mencionar ahora esa exquisitez de película que nos llega desde el largo título de Ad Astra: Hacia las estrellas (2019), con la dirección vigorosa de James Gray.

Con guion inteligente, más de ideas que intuitivo, este filme logra ser una obra maestra. Se trata de una película donde la grandeza del Universo, tan compleja y en expansión, sirve también para narrar una historia introspectiva.

Ad Astra: Hacia las estrellas no es el primer filme de ciencia-ficción que trabaja su narrativa con dicha tonalidad, pero lo hace muy bien al presentar el drama existencial de la humanidad dentro de la ausencia de límites del Universo.

Esta película relata un viaje, el de un personaje que debe ir a Neptuno a buscar a su padre, cumplir una misión y luego regresar a la Tierra (con estancias en la Luna y en Marte). El filme transita por ese éxodo, mientras el personaje principal también peregrina por un viaje interno de desiguales sentimientos.

Dicho personaje recuerda su vida, se replantea sus decisiones y se adentra en su memoria, así a lo largo del sistema solar, en búsqueda de un padre que tiene 30 años de haberse perdido en el espacio. Per aspera ad astra (a las estrellas a través de las dificultades), es lo que sugiere el título.

Roy McBride, que así se llama el personaje, cuenta con excelente e inolvidable actuación de Brad Pitt, y ni qué decir del gran trabajo de Tommy Lee Jones como su padre. Este motivo de la búsqueda del padre aparece en muchas manifestaciones del arte.

Según el académico uruguayo Jorge Ruffinelli, tradicionalmente la búsqueda del padre por el hijo ha implicado la intención de este por capturar la identidad del origen y, en consecuencia, una certidumbre a partir de la cual tomar fuerza para continuar viviendo y darle sentido a la vida.

Ese es el punto medular y organizador de la trama de la película, lo que marca no solo su continuidad narrativa, sino también su estilo visual, donde la posible modernidad futura se asemeja a los cánones o estilos de vida del presente.

Sirva de ejemplo la imagen que se presenta de la Luna, convertida por los humanos en una especie de gran supermercado para satisfacer los hábitos de consumo actuales. Otro ejemplo es el de la corrupción de las corporaciones con el poder espacial.

Es inquietante cuando se muestra cómo el control tecnológico llega a la vida emocional de los humanos (por ejemplo, la bitácora electrónica que debe llevar el ingeniero McBride aprueba o desaprueba su estado emocional).

Podemos seguir enumerando más virtudes de Ad Astra: Hacia las estrellas, bien respaldadas por la exactitud de sus imágenes y por su magnífica dirección de arte, pero es preferible que usted vaya al cine y confirme la calidad de esta película.

Ficha técnica
  • Título original: ‘Ad Astra’
  • Estados Unidos: 2019
  • Género: Fantástico
  • Director: James Gray
  • Elenco: Brad Pitt, Tommy Lee Jones
  • Duración: 124 minutos
  • Cines: Cinemark, Cinépolis, Nova, CCM, San Pedro
  • Calificación: CINCO estrellas ( * * * * * ) de cinco posibles