La Nación, Argentina, GDA., Francesca Chinchilla. 10 abril
La ciudad flotante Oceanix es una de las opciones que evalúa Naciones Unidas para responder a los problemas habitacionales de las grandes ciudades Foto: Oceanix
La ciudad flotante Oceanix es una de las opciones que evalúa Naciones Unidas para responder a los problemas habitacionales de las grandes ciudades Foto: Oceanix

Con una capacidad para 10 mil residentes en 75 hectáreas, una isla flotante a prueba de inundaciones, tsunamis y huracanes es la nueva propuesta tecnológica que busca resolver los problemas habitacionales de las grandes ciudades y los desafíos que enfrentan naciones insulares ante el incremento del nivel del mar debido al cambio climático.

Con un diseño del arquitecto Bjarke Ingels, la firma Oceanix presentó un proyecto que fue evaluado durante una mesa redonda en las Naciones Unidas (ONU) para resolver los problemas más urgentes de los centros urbanos. El diseño está basado en plataformas hexagonales, interconectadas entre sí, con capacidad para 300 habitantes cada una.

Esta idea no es nueva, debido a que se han presentado proyectos similares en el pasado, sin embargo han estado encaminados para multimillonarios, sin embargo, el grupo de arquitectos desarrolladores afirma que Oceanix City sería asequible y dirigida a todos las personas del mundo.

Sin circulación de autos, camiones o vehículos movilizados con combustibles fósiles, la isla artificial contará con una red de transporte de desechos hacia un centro de clasificación, que se ocupará de identificar los materiales reciclables y reutilizables. Sí se podrán evaluar sistemas de transporte autónomo y eléctrico, como drones u otros vehículos sin conductor.

“Creemos que la humanidad puede vivir en armonía con la vida bajo el agua. No se trata de uno contra el otro. La tecnología existe para que vivamos en el agua, mientras que la naturaleza sigue prosperando”, explican en su sitio Web.
Debajo de las plataformas habrán granjas submarinas para el cultivo de algas y frutos de mar. Foto: Oceanix.
Debajo de las plataformas habrán granjas submarinas para el cultivo de algas y frutos de mar. Foto: Oceanix.

Los vecindarios modulares contarán con espacios de uso mixto para vivir, trabajar y reunirse durante el día y la noche. Todas las estructuras construidas se mantienen por debajo de 7 pisos para crear un centro de gravedad bajo y resistir el viento. Además, los edificios se abren para tener auto-sombra.

Por debajo de la isla flotante habrá diversas granjas submarinas para el cultivo de frutos de mar y algas, además de promover la reutilización de desechos para fertilizar jardines verticales de vegetales. La estructura de las plataformas estará reforzada por Biorock, un material desarrollado de forma artificial que permite crear un revestimiento más duro que el cemento, y que tiene la capacidad de flotar.

Estas islas flotantes podrán estar a dos kilómetros de la costa, una ubicación que le permite a sus habitantes tener la posibilidad de remolcar la estructura a tierra firme en caso de una emergencia, aunque sus desarrolladores aseguran que Oceanix City puede resistir un huracán de grado 5.

La iniciativa tuvo el apoyo del director ejecutivo de UN Habitat, Maimunah Mohd Sharif, en un encuentro organizado de forma conjunta con Oceanix y el Massachusetts Institute of Technology (MIT). “Tenemos que asegurarnos que los beneficios de los avances tecnológicos sean un derecho para todos, no un privilegio para pocos”, dijo el funcionario.

En la superficie habrán jardines verticales y área de cultivos de vegetales que serán fertilizados de forma autosustentable. Foto: Oceanix.
En la superficie habrán jardines verticales y área de cultivos de vegetales que serán fertilizados de forma autosustentable. Foto: Oceanix.

Sobre este punto existe un antecedente impulsado por el grupo californiano Seasteading Institute, que planea desarrollar Artisanópolis, una futurista ciudad flotante en la Polinesia Francesa con el mismo concepto de uso de tecnologías autosustentables.

Según explica el sitio web del proyecto, la idea es construir de manera inteligente, pero lo más importante, es crear una comunidad próspera de personas que se preocupan por el planeta y todas las formas de vida en él.

Oceanix City aún no cuenta con ningún tipo de financiamiento, pero con la presentación en la ONU los desarrolladores buscan impulsar el proyecto para que se haga realidad en el futuro, de acuerdo a lo concreta la plataforma digital.

La isla flotante estará a dos kilómetros de la costa por cuestiones de seguridad. Foto: Oceanix.
La isla flotante estará a dos kilómetros de la costa por cuestiones de seguridad. Foto: Oceanix.
Los creadores aseguran que la isla será a prueba de huracanes. Foto: Oceanix.
Los creadores aseguran que la isla será a prueba de huracanes. Foto: Oceanix.
La ciudad no tendrá autos ni rascacielos y contará con sistema de reciclaje. Foto: Oceanix.
La ciudad no tendrá autos ni rascacielos y contará con sistema de reciclaje. Foto: Oceanix.