Monserrath Vargas L., AFP. 5 abril, 2018

Un nuevo escándalo toca a la puerta de Facebook, ya que la popular red social aseguró en una entrevista con Bloomberg que escanea tanto las imágenes, como los enlaces que las personas envían a través de su aplicación de mensajería.

La plataforma fundada por Mark Zuckerberg aclaró que esta práctica se efectúa en su aplicación Messenger para asegurarse de que el contenido compartido cumple con las reglas de uso establecido por la compañía y en caso de incumplimientos, procede a bloquearlos.

Facebook cambio algunas normas de privacidad para proteger a sus usuarios, tras los escándalos en los que se ha visto envuelto. AFP.
Facebook cambio algunas normas de privacidad para proteger a sus usuarios, tras los escándalos en los que se ha visto envuelto. AFP.

“En Messenger, cuando envías una foto, nuestros sistemas automatizados la escanean usando la tecnología de coincidencia de fotos para detectar imágenes conocidas de explotación infantil o bien, cuando envías un enlace, lo analizamos en busca de malware o virus”, aseguró un portavoz de Facebook Messenger en declaraciones a Bloomberg.

Según él, el objetivo de estas herramientas automatizadas es que “podamos detener rápidamente el comportamiento abusivo en nuestra plataforma”.

Además, existe la posibilidad de que los textos de los chats también sean leídos, siempre y cuando hayan sido marcados como ofensivos o infrinjan las leyes de la plataforma.

Sin embargo, el portavoz aseguró que los datos no se utilizan para vender a terceros o en publicidad.

Cambridge Analytica

Esta no es la única sacudida que recibe Facebook, pues en las últimas semanas ha sido ampliamente comentado el escándalo sobre la difusión de información personal de usuarios de esa red social.

Aunque inicialmente se contabilizó en 50 millones, en realidad los datos de 87 millones de usuarios fueron tomados indebidamente por la firma Cambridge Analytica.

La firma de análisis de datos y comunicación estratégica, que trabajó para la campaña presidencial de Donald Trump en el 2016, refutó esta cifra en un comunicado y aseguró que solo había recibido datos de “30 millones” de personas a través de la compañía Global Science Research (GSR), que, según Facebook, los transmitió sin autorización.

CA también repitió que no utilizó estos datos como parte de su trabajo para el equipo de campaña de Trump, y que borró toda la información cuando Facebook le informó en el 2015 que se habían transmitido sin autorización.

La mencionada firma consiguió en el 2014 los datos de 87 millones de usuarios a través de un cuestionario psicológico propuesto por Facebook y realizado por más de 300.000 personas.

En esa época, las aplicaciones autorizadas por una persona tenían acceso a los datos de sus amigos, lo que explica la gran cantidad de afectados. Esta opción fue suprimida en el 2014, pero Zuckerberg ha reconocido que la red social debe mejorar el control del uso de datos realizado por las aplicaciones.

Eso le permitió a la empresa británica crear una base de datos importante antes de ser contratada para la campaña del actual presidente de Estados Unidos Donald Trump.

El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, deberá dar su testimonio ante el Congreso de Estados Unidos el 11 de abril por este caso y por su respuesta considerada tardía sobre la manipulación política atribuida a Rusia.