La Nación, Argentina, GDA.. 30 julio

Científicos de la universidad de California en San Diego crearon el prototipo de unos lentes de contacto blandos que tienen una particularidad: reaccionan a la descarga eléctrica que generan los músculos del ojo cuando se mueven, y pueden cambiar de forma para lograr un mayor aumento.

Así, un doble pestañeo podría hacer que la lente se deforme y cambie su distancia focal hasta un 30 por ciento. El prototipo de este lente blando biomimético está hecho de un polímero que cambia su convexidad según el voltaje y esto es lo que permite, dicen los científicos, cambiar su aumento.

El ente funciona imitando las señales elétricas naturales en el globo ocular humano.
El ente funciona imitando las señales elétricas naturales en el globo ocular humano.

“Incluso si su ojo no puede ver nada, muchas personas aún pueden mover su globo ocular y generar esta señal electro-oculográfica”, dijo Shengqiang Cai, investigador principal al New Scientist.

Según indicó Cai a la revista científica, esto incluso podría servirle a gente sin visión; si el aparato ocular mantiene su movilidad, podrían usar el doble pestañeo y el movimiento del globo del ojo para generar una señal electrooculográfica.