Sucesos

Tribunal ordena pago de $20,2 millones a víctimas de Ofinter

Una inversionistas recibirá los $2.5 millones que depositó en la firma

El Tribunal de Juicio de San José ordenó el pago de $20,2 millones en favor de decenas de víctimas de Osvaldo Villalobos Camacho, recién condenado a 18 años de cárcel por estafa agravada e intermediación financiera ilegal.

Villalobos atrajo –de acuerdo con el fallo– a decenas de inversionistas extranjeros, a quienes ofreció el pago de altos intereses a cambio de su dinero.

Ellos perdieron sus fondos luego de que el hoy sentenciado y su hermano, Luis Enrique Villalobos (prófugo de la justicia), cerraran las firmas Ofinter y The Brothers tras la intervención de la Fiscalía, en julio del 2002.

Eso produjo en decenas de personas daños materiales y morales, estimó el Tribunal.

De acuerdo con Ewald Acuña, representante legal de un grupo de inversionistas, el dinero congelado en la cuentas de los Villalobos, así como bienes y activos de sus empresas, alcanzan para responder por el perjuicio económico.

Empero, hay que esperar a que el fallo quede en firme.

Demanda corporativa. Los afectados no solo demandaron a Villalobos, sino a un grupo de sociedades anónimas y empresas relacionadas con él.

Entre estas figuran Casa de Cambio Bulevar, Corporación Platino, Inmobiliaria Platino, Inversiones Hass, Framagra, Casa de Cambio Ofinter, Servicios de Soporte al Turismo, West Pack Marketing, Dorado Internacional y Compañía Mercantil El Desierto.

De las reparaciones del perjuicio económico destacan las de Dana Webster y la de Patricia Fleming, a quienes Villalobos deberá devolver $2,5 millones y $1,2 millones, respectivamente.

“La sentencia demostró que, bajo ninguna circunstancia, el Estado de Costa Rica conspiró para dejar sin dinero a las personas que estafaron los señores Villalobos.

“El tribunal hizo pública la existencia de un grupo de personas ajenas al proceso que se dedicaron a interferir, obstaculizar, exigir e incluso amenazar. Me refiero a personas que pensaron que la manera de ayudar a los Villalobos era hostigar”, comentó Acuña.

Una vez que la sentencia quede en firme, se establecerá un proceso civil. En cuentas bancarias están congelados $12 millones.

El resto del monto lo cubrirían bienes que deberán ser rematados.

Caso no convencional. Durante la sentencia –el 16 de mayo pasado– los jueces destacaron que los hermanos Villalobos movilizaron más de $400 millones antes de ser descubiertos. En su defensa, Osvaldo Villalobos intentó separar sus actividades de cambio de divisas de las de su hermano prófugo.

Los jueces llegaron al convencimiento de que las firmas eran una sola y que se dedicaban a la captación de dinero. “Estamos frente a un delito no convencional”, dijo el juez Carlos Pérez.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.