Eillyn Jiménez B., Reiner Montero, corresponsal GN. 24 marzo
La Fuerza Pública y vecinos se desplazaron al sitio, donde dos guardas fueron baleados. Foto: Reiner Montero, corresponsal GN
La Fuerza Pública y vecinos se desplazaron al sitio, donde dos guardas fueron baleados. Foto: Reiner Montero, corresponsal GN

Dos guardas, encargados de vigilar el oleoducto que pasa por B-Line de Matina, Limón, fueron baleados por al menos cuatro asaltantes, quienes los despojaron de sus armas de fuego y chalecos antibalas.

Los hechos se registraron este lunes por la noche, confirmaron el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Fuerza Pública.

De acuerdo con la Policía Judicial, las víctimas se encontraban realizando un recorrido cuando fueron interceptados por los hampones.

“Los ofendidos se encontraban realizando una ronda de vigilancia por el oleoducto, momento en que, al parecer, fueron interceptados por al menos cuatro sujetos encapuchados, los cuales les dispararon y les sustrajeron el arma de reglamento y el chaleco antibalas”, precisó el OIJ en un comunicado de prensa.

Trascendió que las armas son calibre 38 y nueve milímetros y que los delincuentes también se llevaron los celulares de los vigilantes.

Los heridos fueron identificados con los apellidos Carvajal Rodríguez, de 38 años, y Díaz Bustos, de 36. Ambos trabajan para una empresa de seguridad privada, la cual le brinda el servicio a la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope).

Carvajal recibió un disparo en el cuello y Díaz en la espalda, por lo que ambos fueron remitidos al Hospital Tony Facio, de Limón.

Agentes judiciales se trasladaron al sitio, con el objetivo de decomisar evidencias del caso que permitan dar con el paradero de los sospechosos del ataque y asalto, ya que a pesar del despliegue policial, no fue posible ubicarlos luego de los hechos.

Por su parte, Recope lamentó lo ocurrido y mencionaron que los hombres se encuentran en condición estable.

En un comunicado de prensa, mencionaron que los ladrones salieron de la maleza y fue entonces cuando atacaron.

Recope lamentó el ataque a dos guardas que vigilaban el oleducto que pasa por B-Line de Matina, Limón. Foto: Recope para LN
Recope lamentó el ataque a dos guardas que vigilaban el oleducto que pasa por B-Line de Matina, Limón. Foto: Recope para LN
Aumento de tomas ilegales

Agregaron, que en los últimos días se han intensificado las labores de vigilancia, ya que en medio de la situación que vive Costa Rica por la pandemia del nuevo coronavirus han aumentado las tomas ilegales.

“En lo que va del mes de marzo se han presentado 13 casos a la largo del trayecto de la tubería, especialmente en la región del Caribe. Ante estas circunstancias, las cuadrillas de Recope han debido de intensificar las acciones de reparación”, precisó la institución.

Según los datos suministrados por la entidad, de noviembre del 2016 a enero de este año se han registrado un total de 718 tomas ilegales, lo que ha significado la sustracción de 15.851.041 litros cuyo valor estimado es de ₵8.100 millones.

Diésel 50, Jet–A1, gasolina súper y gasolina plus 91 son los productos que más roban los delincuentes, aseguró Recope.

A inicios de febrero del año en curso, los diputados de la Comisión de Ambiente del Congreso dictaminaron afirmativamente un proyecto de ley que impondría fuertes penas por robo, importación, traslado y distribución ilegal de combustibles.

La iniciativa plantea una pena de prisión hasta de 15 años para quien robe hidrocarburos, pero la sanción se agravaría en un tercio si el robo pone en peligro la salud o la vida de alguna persona, si fuese para narcotráfico o implica a algún funcionario público en la actividad ilícita.

Recope reportó un incremento de tomas ilegales durante este mes de marzo. Foto: Recope para LN
Recope reportó un incremento de tomas ilegales durante este mes de marzo. Foto: Recope para LN