Hugo Solano C.. 16 septiembre
Aunque no hay bandas dedicadas a robar mascotas, el OIJ ha capturado y lleva ante la Fiscalía a sospechosos de robarlas. Foto: Mayela López
Aunque no hay bandas dedicadas a robar mascotas, el OIJ ha capturado y lleva ante la Fiscalía a sospechosos de robarlas. Foto: Mayela López

Los vecinos de Alajuela y San José denuncian robos de mascotas cada 15 días ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ). Puntarenas y Guanacaste ocupan el tercer y cuarto lugar en denuncias ante la Policía Judicial por el robo de animales de compañía.

La Sección de Robos y Hurtos de esa entidad revela que los perros son los animales preferidos por los ladrones.

La mayoría de los robos surgen cuando los delincuentes entran a una vivienda o edificio y, además de robar artículos, se llevan las mascotas. Lo mismo sucede cuando se roban o tachan un vehículo con un animal adentro.

Pueden ser perros grandes o razas pequeñas, los ladrones no discriminan y también arrasan con peces, gatos, loras, canarios, pericos y otros.

Valeria González Conde, vecina de Moravia, vivió el mes pasado la experiencia de perder una chihuahua que “eran los ojos de mi casa”. Su empeño por encontrarla tuvo éxito semanas después y lloró cuando el OIJ le llamó para decirle que la habían recuperado. (Vea nota aparte)

Los hurtos (sustracciones sin que sus dueños se percaten) son la segunda forma de robo de animales y otra, menos frecuente, es el asalto a personas que pasean sus animalitos.

Aunque muchos no denuncian el OIJ ha recibido del 2016 a la fecha 386 casos de sustracción.
Aunque muchos no denuncian el OIJ ha recibido del 2016 a la fecha 386 casos de sustracción.

La Policía no ha identificado bandas que se dediquen a ese delito, pero sí ha detenido y procesado judicialmente a personas por esa causa.

Algunas veces los animales robados son ofrecidos por redes sociales como Facebook o en empresas de anuncios clasificados como OLX, un mercado global que opera en 45 países y en algunos de ellos es la mayor empresa de anuncios clasificados en línea.

Entre el 1.° de enero del 2016 y el 9 de setiembre del 2018, el OIJ recibió 386 denuncias por robo de animales de compañía, de ellos 356 fueron perros, 10 gatos y nueve loras, entre otros.

Y es que muchas mascotas tienen un precio considerable en el mercado.

A inicios de este año en El Molino de Cartago varios antisociales entraron a una vivienda y se robaron un Nissan con varias pertenencias y los dos perros pug de Mauren Garita, cada uno valorado en ¢400.000.

Aunque ella rogó a los ladrones que le dejaran sus perros, estos hicieron caso omiso y se los llevaron.

Igualmente, el 5 de octubre del año pasado Juan José Palazio, conductor que llevó a su mascota a La Sabana, San José, sufrió la sustracción de su pick up con todo y el rottweiler que estaba dentro.

Estos delitos no son nuevos, en julio del 2011 en Santa Clara de San Carlos, desconocidos se robaron cinco perros de cacería que habían sido decomisados en un área protegida y estaban en un albergue. Cada perro costaba ¢1 millón.

Botín apetecido

En un sitio de google sobre compra y venta de perros de Costa Rica, ofrecen cachorros de american stafford en ¢75.000; french poodle en ¢195.000; pastor alemán en ¢150.000 y pastor belga en ¢200.000.

Por su parte en anuncios de periódicos venden cachorros de pastor alemán de pura raza en ¢352.000 ($600) y rottweiler en ¢120.00 los machos y ¢180.000 las hembras sin pedigree. Cachorros de esa misma raza se ofrecen en internet entre ¢160.000.y 235.000.

Otras razas de perros que según el OIJ aparecen entre las más sustraídas son schnauzer, que se consiguen desde ¢140.000 y bull terrier, desde unos ¢250.000.

No solo perros

El pasado mes de agosto, Wílser Villalobos Solís y su familia sufrieron la sustracción de la lapa azul traída de Brasil hace 10 años y valorada en ¢7.5 millones.

El ave les fue sustraída de su casa en San Isidro de Heredia y era de gran valor sentimental para la familia.

De igual manera, las estadísticas del OIJ contabilizan, desde el 2016 a la fecha, 18 casos de robos de peces, algunos de ellos de valor elevado.

Sin importar el valor de la mascota, el OIJ investiga todas las denuncias de robo que se le presentan. Foto: Rafael Pacheco.
Sin importar el valor de la mascota, el OIJ investiga todas las denuncias de robo que se le presentan. Foto: Rafael Pacheco.
Conviven en casas

Según la más reciente encuesta de Unimer, realizada a 203 personas, el 70% de los consultados (142) reveló que tiene animales en su casa. El perro es la mascota de preferencia de un 77% de quienes viven con animales, mientras que un 43% prefieren los gatos.

Unimer también reveló en su encuesta que el 60% de los dueños de perros prefieren un zagüate ( sin raza definida).

Son muy variadas las formas en que las 142 personas obtuvieron a sus mascotas, el 61% dicen que fue un regalo, un 16% la adoptó en un refugio y el 15% afirma haberlos comprado con un conocido, mientras que el 13% los rescató de la calle.

Dueña que recuperó a mascota robada: “El vínculo es demasiado fuerte”
Valeria González recuperó a su mascota luego de ingentes esfuerzos personales que complementó con la ayuda de la Sección de Robos y Hurtos del OIJ. Foto: cortesía Valeria González.
Valeria González recuperó a su mascota luego de ingentes esfuerzos personales que complementó con la ayuda de la Sección de Robos y Hurtos del OIJ. Foto: cortesía Valeria González.

Valeria González Conde sufrió el vacío de perder a Irina, su perrita chihuaha, el domingo 26 de agosto y para ella la vida cambió por completo.

Rendía menos en el trabajo y solo pensaba cómo la estarían tratando quienes la atraparon y se la llevaron en una camioneta que estaba en el parqueo del mall Lincoln Plaza, donde la traviesa mascota fue a dar luego de que la mamá de Valeria abrió la puerta para sacar la basura.

Valeria tiene 30 años, es técnica en redes y labora en Heredia. Su relación con la chihuahua desaparecida era tal que, luego de poner la denuncia en el OIJ, acudió a muchos locales cercanos que tenían cámaras de seguridad para tratar de ver quién se la había llevado.

Supo que con un paño la persiguieron y la atraparon, de modo que cinco minutos después, cuando su mamá llegó a hablar con los oficiales de seguridad, ya se la habían llevado del parqueo.

En las cámaras sólo se veía el carro, pero no las placas.

Comenzó la ausencia.

Durante varias semanas Valeria pegó afiches, acudió a las redes sociales, pidió ayuda a influencers, como Pedro Capmany, María Torres y otros para que distribuyeran la imagen de la mascota entre sus seguidores y así hizo viral el caso.

Hubo muchas personas que le decían que la vieron en un parque, otros que en casas y todo era en vano. Ella incluso ofrecía recompensa a quien le diera información veraz.

“Uno sentía que no solo estaba perdida la perrita, sino uno también. Muchos vecinos desestimaban el caso porque era una perrita y decían que no era importante, pero en la casa estábamos en depresión y en mi caso tuve un rendimiento bajísimo en el trabajo. Es doloroso”, explicó.

Lo anterior, aunque ella tiene a Onur y Pita, la pareja de chihuahuas que procreó a Irina y otros dos perritos que viven con tías de Valeria, pero como ella vio nacer a Irina y la tuvo durante estos dos años, no asimilaba que se la hubieran llevado.

“Los mismos perritos ya no querían jugar, todo era una tristeza, porque la perrita era muy juguetona”, explicó.

Con el paso de las semanas halló unas personas que le ayudaron con un video y ella trató de acercarlo lo más posible hasta que tuvo una pista de las placas y lo llevó al OIJ que a la vez hacía pesquisas.

Con esa información, el OIJ se encargó de rastrear el vehículo. Luego de hallar al dueño y explicarle la situación, el hombre accedió a entregar la perrita a los oficiales que llamaron a Valeria para devolvérsela.

Valeria dice que el miércoles pasado, luego de 18 días de perdida, la recibió.

“Yo iba camino a mi casa después del trabajo cuando me llamaron y tenía una emoción enorme, una sudoración. Yo lloré, sentí un hueco en el estómago y una gran felicidad”.

Fue un trabajo en equipo que dio frutos y por eso digo a quienes pasen una situación así que se esfuercen.

“Las muchachas del OIJ me dieron las gracias porque nunca me di por vencida aunque pasaron las semanas nunca dejé la búsqueda y ahora creo que valió la pena”.

Valeria dice que como ella es hija única, nunca tuvo la sensación de quienes tienen hermanos y se cuidan entre sí, por lo que sus perros llenan esos vacíos emocionales y en ellos encuentra la “compañía, lealtad y amor puro y noble que dan los animales”.

Robo de mascotas
Robo de mascotas