Carlos Arguedas C.. 15 mayo
La pareja de costarricenses fueron arrestados la mañana de este viernes en la comunidad de Bijagua de Upala. Foto cortesía de Migración.
La pareja de costarricenses fueron arrestados la mañana de este viernes en la comunidad de Bijagua de Upala. Foto cortesía de Migración.

Una pareja de costarricenses fue detenida la mañana de este viernes muy cerca de la frontera con Nicaragua, por presuntamente dar hospedaje a cinco cubanos que intentaban salir del país para seguir hacia Estados Unidos.

Se trata de una mujer de apellidos Barrantes Castillo, y un hombre de apellidos Gutiérrez Solís, capturados durante un allanamiento a la casa de los implicados en la comunidad de Bijagua de Upala, en la provincia de Alajuela.

A los costarricenses se le atribuye el pertenecer a una red internacional que se dedica al tráfico ilegal de personas. Ambos fueron puestos a la orden de La Fiscalía Adjunta de Liberia. Se les atribuye el delito de tráfico de personas.

El artículo 249 de la Ley General de Migración y Extranjería (8764) establece una pena de prisión de cuatro a ocho años “a quien conduzca o transporte a personas, para su ingreso al país o su egreso de él, por lugares habilitados o no habilitados por las autoridades migratorias competentes, evadiendo los controles migratorios establecidos o utilizando datos o documentos legales, o bien, falsos o alterados, o que no porten documentación alguna”.

Cubanos dieron informe

El arresto de la pareja se produjo luego de que oficiales de la Policía Profesional de Migración (no se indicó cuándo), ubicaron en la zona fronteriza con Nicaragua a los cinco cubanos, entre ellos dos menores de edad.

Los extranjeros habían ingresado a suelo costarricense desde hace varios meses y tenían prohibición de tener contacto con personas ubicadas en la frontera con Nicaragua, debido a la emergencia por la pandemia del covid-19. Se trata de personas que intentan pasar por Centroamérica en su camino hacia Estados Unidos.

Sin embargo, estos extranjeros incumplieron la medida y se hospedaron durante 21 días en la casa de Barrantes y Gutiérrez, donde anteriormente habían sido sorprendidos por las autoridades.

Según cifras de Migración, desde el 19 de marzo que se comenzó el operativo de “fronteras seguras”, la Policía Profesional de Migración ha registrado 14 casos de tráfico ilícito de migrantes, donde se han detenido a 17 personas, 14 son hombres y tres mujeres.

Precisamente, el jueves el Tribunal de Flagrancia de San Carlos impuso 15 días de prisión a un individuo de apellidos Bello Reyes, detenido como sospechoso del delito de tráfico ilícito de migrantes.

A Bello lo arrestaron el miércoles anterior, cuando recibió a una persona indocumentada en el sector fronterizo de La Trocha, Los Chiles. Al parecer, Bello le cobró ¢25.000 para facilitarle el ingreso a Costa Rica, trasladándolo en una motocicleta por una zona no habilitada.