Hugo Solano. 25 noviembre, 2017

Una extranjera de 54 años, naturalizada costarricense y con varios años de residir en el país, fue detenida como sospechosa del delito de prostituir a otras mujeres en Palmar Norte de Osa, Puntarenas.

Desde inicios de este año, agentes de la Unidad de Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) le seguían la pista a la mujer, de apellidos Muñoz Morel, por lo que la noche del jueves, bajo la dirección funcional de la Fiscalía de Osa, procedieron con la captura.

En la investigación se comprobó que Muñoz fungía como administradora de un night club, situado en Palmar Norte de Osa, donde vivían al menos otras cinco dominicanas, de entre de 25 y 30 años.

La extranjera, de 54 años, llegó al país hace más de una década. Desde inicios de este año la Policía Judicial le seguía la pista.
La extranjera, de 54 años, llegó al país hace más de una década. Desde inicios de este año la Policía Judicial le seguía la pista.

La investigación permitió acusar a Muñoz como sospechosa de emplear a sus coterráneas para que prestaran servicios sexuales.

Al parecer, Muñoz les daba un porcentaje de las ganancias a sus empleadas que iba entre ¢10.000 y ¢20.000.

Las trabajadoras sexuales cobraban a los clientes, en su mayoría trabajadores de las fincas aledañas, ¢13.000 por media hora y ¢26.000 por una hora.

Las extranjeras también obtenían entre sus ganancias un porcentaje de los licores que consumían los clientes.

Cinco mujeres entre los 25 y 30 años tenían como principales clientes a trabajadores de las fincas cercanas a quienes cobraban ¢26.000 por hora.
Cinco mujeres entre los 25 y 30 años tenían como principales clientes a trabajadores de las fincas cercanas a quienes cobraban ¢26.000 por hora.

Cuando los agentes ingresaron al lugar, el jueves a las 8 p . m., cuatro de las mujeres huyeron por la parte trasera del sitio; sin embargo, fueron aprehendidas poco después.

La mayoría de ellas contrajeron matrimonio, al parecer por conveniencia, apenas ingresaron al país.

La detenida fue pasada con un informe al Ministerio Público para determinar su situación jurídica.

Muñoz Morel había contraído matrimonio desde noviembre del 2007 con un hombre de 61 años, padre de siete hijos y vecino de Corredores de Puntarenas.

Al parecer, el hombre, de apellido Hernández, vivía en unión libre con la madre de sus hijos cuando contrajo matrimonio, por lo que se investiga si, al igual que habría ocurrido con varias de las extranjeras sorprendidas el jueves, se trató de un matrimonio civil realizado solo para que Muñoz pudiese obtener la nacionalidad tica.