Carlos Láscarez S.. 15 septiembre

El ministro de Seguridad Michael Soto Roja,s denunció la tarde de este sábado, que desconocidos violentaron el poliducto de Recope en diversos sectores, lo que podría traer graves situaciones de riesgo y ambientales.

Así lo confirmó luego de que expertos de la refinadora confirmaron que la presión ha bajado considerablemente, lo que implica que ha habido gran cantidad de daños.

El ministro, Michael Soto, brindó detalles de los daños en el poliducto y la intervención policial en Barranca, Puntarenas. Foto: Carlos Láscarez
El ministro, Michael Soto, brindó detalles de los daños en el poliducto y la intervención policial en Barranca, Puntarenas. Foto: Carlos Láscarez

“El oleoducto tiene muchísimos kilómetros y se está trabajando en esos puntos para determinar la cantidad de daños. Una llama o una chispa podría causar un importante daños y eventualmente morir personas. La situación no da para que hagamos eso. Lo están haciendo para generar una presión sobre el gobierno por la circunstancia que estamos viviendo" manifestó Soto.

“Podría ser muy peligroso no solo para el abastecimiento, sino que podría ocurrir otra situación que podamos lamentar” añadió Soto.

Alejandro Muñoz, presidente ejecutivo de la Refinadora Costarricense de Petróleo, confirmó la información.

Según el jerarca, desde el 2016 la entidad ha reportado la sustracción de combustible de la tubería; sin embargo, el robo y la perforación de la misma han tenido una mayor incidencia a partir de la huelga de los sindicatos iniciada el lunes.

El economista comentó que el poliducto presenta una gran cantidad de perforaciones que son investigadas.

Muñoz manifestó que la mala manipulación o una acción deliberada del sistema de distribución tendría un grave riesgo para la población porque podría presentarse una gran explosión.

El presidente de la entidad autónoma, que surte hidrocarburos desde Limón, solicitó a los vecinos por donde pasa la red reportar si observan a alguien robando combustible o tratando de dañarla.

La red de poliductos de Recope consta de tuberías de diferentes diámetros.

En algunos sectores hay una, dos o tres conductos, que en total, en su paso por el país, suman 542 kilómetros.

La cañería se encuentra como mínimo a 1 metro de profundidad, o mayor, si técnicamente se requiere.

En algunas zonas, por razones de índole técnico o interés público, la tubería se deja al descubierto. Algunos tramos del poliducto están expuestos y visibles, otros son subterráneos. Su trazado está señalizado con unos postes color rojo con banderas metálicas, con la información del mismo.