Irene Vizcaíno. 20 diciembre, 2017
11-05-16, GN Medios, Llorente de Tibás, entrevista con el Ministro de Seguridad Luis Gustavo Mata, foto Rafael Murillo
11-05-16, GN Medios, Llorente de Tibás, entrevista con el Ministro de Seguridad Luis Gustavo Mata, foto Rafael Murillo

Los 14 homicidios del último fin de semana, la mayoría relacionados con lucha de bandas de narcotráfico, fueron uno de los últimos campanazos sobre la gravedad de las acciones de las organizaciones criminales en el país.

Así lo confirma el ministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata, quien recuerda que él mismo hizo advertencias desde hace al menos dos años sobre lo que podría pasar si no había un trabajo interinstitucional y, sobre todo, una mayor músculo legal para frenar a estos grupos criminales.

Para Mata, lo primero es tener conciencia de la realidad del país y reconocer que ya no hay bandas pequeñas, ni narcomenudo. Ahora, dice, "todas son grandes" y lo que hay es "narcotráfico" y se debe atender como una "emergencia nacional".

– ¿Cómo entender lo que está pasando, esta ola de crímenes (14 en un fin de semana)?

– Lo que está pasando en Costa Rica es preocupante, pero no hay que obviar que estamos en el continente más violento del mundo, donde las altas tasas de homicidios van en ascenso año tras año.

"Ha cambiado mucho la seguridad, pues nos tienen inmersos en una problemática de la cual Costa Rica por el simple hecho de estar en la región central del continente, está siendo directa e indirectamente introducida en esta problemática del crimen organizado. ¿Qué quiero decir? Aquí, en este momento, en esta región, podría ser Holanda, Suiza, Alemania... Cualquier país que estuviera, por más desarrollo que haya, aquí estaría sufriendo la problemática que estamos viviendo".

– Entonces, ante esa realidad...

– En los últimos tres años se ha dado mayor cultivo de la hoja de coca en los países suramericanos. Esta producción conlleva que estas agrupaciones de crimen organizado en la modalidad de narcotráfico están transitando en la región con más alijos. Solo este año se está esperando que pase por la región en 3.330 toneladas de cocaína.

"Lo que se está dando en Costa Rica no es microtráfico o tráfico al menudeo, póngalo con letras grandes, lo que se está dando en Costa Rica es narcotráfico".

– Pero si sabemos todo esto ¿cómo estamos reaccionado?

– Primero quiero explicar, para tener todo el panorma claro. Estas agrupaciones, para que se agrave más aún, están pagando con cocaína a las agrupaciones criminales costarricenses que son las encargadas de almacenar y trasladar a los países del norte o Europa, con el agravante de que ya tienen un mercado a lo interno del país, que ha venido creciendo año tras año.

"Aunque suene un poco romántico, yo esto lo advertí hace dos años. Yo hablaba de que el crecimiento de la hoja de coca iba a provocar mayores envíos, iba a provocar mayor penetración del crimen organizado y esto iba a provocar lo que estamos viendo en este momento que es la cantidad de homicidios que se están generando".

– ¿Qué pasó, no le hicieron caso?

– Yo hablé de que había que prepararse desde hace dos años con un elenco de herramientas legales que han estado en la Asamblea Legislativa y no habían salido, estaban en proyectos. Hablé de la ley de extinción de dominio, de la jurisdicción especial, de la ley de crimen organizado (que ya está afuera del Congreso) y que íbamos a perder la ley ( impuesto) a sociedades anónimas, cuando dije que no había plata para contratar a más policías.

"¿Por qué es importante este elenco de herramientas legales? Porque lo que se está dando en Costa Rica no es microtráfico o tráfico al menudeo, póngalo con letras grandes, lo que se está dando en Costa Rica es narcotráfico.

"Esa es una actividad actividad económica, estamos ante una realidad donde estas agrupaciones criminales con el fin de acaparar mercado de la droga, que no son minucias, ni pesetas... cada búnker de una organización criminal le deja por día ¢1 millón y conocíamos de agrupaciones que tenían hasta 30 o 20 búnkeres en estas zonas como Desamparados, los barrios del sur, por citar uno, pero este cáncer lo tenemos en todo el país".

– Pero entonces, ¿usted dice que no se está tomando en serio?

– En su momento yo lo advertí, vea cuánto duré, dos años para que me dieran plata, para poder contratar más policías.

– Cuando usted dice yo lo advertí ¿a quién?

– Al país, a la comisión de narcotráfico (del Congreso), a los diputados, a la prensa...

– En los últimos días usted ha hecho manifestaciones en ese sentido. Hay que entender que se dieron las advertencias pero no se han dado las acciones. ¿Quiénes no han tomado acciones?

– Aquí no es de es de culpar a nadie. ¿Qué es lo que hay que hacer? Hay que cambiar de mentalidad para borrar el crimen organizado.

– ¿Cómo se hace eso?

– Una política criminal, con ese elenco de herramientas legales que den esa posiblidad a las instancias judiciales, darle más presupuesto al OIJ para que tenga posibilidad de crecer en la unidad... ellos tienen una pequeña sección de crimen organizado, pero deberían tener un departamento de crimen organizado. Con una unidad, a ese problema apenas se le está dando un maquillaje, pero necesitamos un departamento, pero el OIJ necesita más presupuesto para hacer las investigaciones, que son muy complejas y llevan tiempo.

– Pero entonces estamos viendo responsables... la Asamblea Legislativa...

– Yo no estoy interesado en confrontar... Hay que meter más fiscales, más jueces, por eso necesitamos una ley jurisdicción especial con jueces especiales que tengan la disponibilidad, la continuidad y el poder para disponer rápido de esta situación.

– Si usted ha hecho las advertencias... ¿entonces no ha reaccionado las autoridades, el país?

– El ministro lo advirtió en su momento, de las leyes, de mayor presupuesto, de que iban a venir mayores agrupaciones... pero no estamos para confrontar.

"Lo que viene, lo que se avecina en estos años es mayor producción de coca, mayor penetración del crimen organizado en la modalidad de narcotráfico (...) eso va a provocar mayores tasas de homicidio en la región".

– ¿Ustedes como Ministerio de Seguridad, Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Ministerio de Justicia, Presidencia se sientan a coordinar acciones?

– Yo me siento con el director del OIJ constantemente, nos hablamos casi a diario desde que empezó este asunto. Con la Fiscalía, con quien me reunía era con don Jorge Chavarría, ya estamos promoviendo una reunión (con nuevas autoridades). También me reuní con el presidente de la Corte, Carlos Chinchilla, con Adriana Orocú, presidenta de la Asociación de Jueces, y quedamos en realizar gestiones para aligerar procesos para que se diera realmente una justicia pronta y cumplida, todo eso lo hemos venido trabajando, pero, diay, a raíz de lo que ha pasado en los últimos meses (caso del cemento), se ha parado un poco, pero creo que vamos a tener que volver a poner el tema sobre la mesa.

"Pero repito, es un problema que debemos tener muy claro, aquí no existen las recetas mágicas para decir que vamos a eliminar estas organizaciones criminales de hoy para mañana, es un proceso que hay que verlo como proceso social, donde intervienen una gran cantidad de instituciones de forma conjunta, cada una aportando desde su instancia debe trabajar coordinadamente en lo que resta de los próximos cinco años".

– ¿Por qué cinco años?

-Porque lo que viene, lo que se avecina en estos años es mayor producción de coca, mayor penetración del crimen organizado en la modalidad de narcotráfico, eso lo manejamos a nivel de inteligencia, eso va a provocar mayores tasas de homicidio en la región, por lo tanto, mayor trasiego de droga, por lo tanto, mayor cantidad de robos y asaltos.

"¿Por qué yo hablaba de que debemos de cambiar la mentalidad? Porque nuestro país, al estar ubicado en esta región, no teníamos el músculo suficiente para poder luchar contra estas organizaciones criminales, porque no teníamos ni barcos, ni aviones, ni radares y teníamos muy pocos policías. Gracias a que nos dieron presupuesto el año pasado, a este mes de diciembre, nos dieron ¢25.000 millones para 1.500 policías y 1.000 para el próximo año (yo espearía dejar uno 800 contratados).

– Como parte de esas advertencias, usted planteó crear una organización, un cuerpo interinstitucional. ¿Qué pasó?

– Iba caminando, yo me reunía con todos, cada quien puso su problema sobre la mesa pero con todo esto (caso del cemento) no prosperó. Hay que retomar eso (...) Ahora ya se está comprando un avión que se va a dotar de tecnología de última generación que nos va a dar la posibilidad de vigilar nuestro espacio aéreo, nuestros mares. Ya instalamos un radar en el Pacífico y se va a instalar otro en el Caribe, ya lo tenemos.

"El gobierno americano (de Estados Unidos) nos está regalando dos barcos grandes, de 110 pies. El 3 de enero salen 50 guardacostas para Baltimore, se entrenan dos meses, estarían aquí a finales de febrero o principios de marzo con las dos embaraciones. También nos están dando dos aviones para 16 pasajeros que también nos darían un poco más de músculo y estamos en conversaciones para tres helicópteros".

– ¿Podemos darle mantenimiento, porque a las decomisadas al narco no se ha podido?

– Con el presupuesto de (impuesto) sociedades anónimas sí.

– Usted dice que las cosas no van a mejorar en los próximos años, van a aumentar el cultivo, organizaciones, homicidios ¿Se puede detener?

– ¿Qué vamos a hacer con este equipamiento? Una burbuja de seguridad en el país, para que no ingresen tan fácilmente a nuestro territorio, porque ahorita, como no hay equipamiento, entran y salen como les da la gana, no tenemos vigilancia aérea, no tenemos vigilancia en el mar, no tenemos radares. Ya ahora, con este equimpamiento, tenemos el músculo, al menos que no entren tan fácil.

– ¿Es por mar el principal ingreso de la droga?

– Sí, es por el mar Pacífico, del 100% de la cocaína que sale de los países del sur, el 85% es por vía marítima, principalmente por el Pacífico, el resto es por vía terrestre o por vía aérea.

– ¿Entonces con vigilancia?

– Con vigilancia, equipamiento, un plan de integración institucional y declarar esto como una emergencia nacional.

– ¿Qué se lograría con esta declaratoria?

– Significaría que todas estas instituciones trabajen de forma conjunta, mirando un solo proyecto país.

– ¿Esto es comparable a un huracán o un terremoto?

– Exacto. Ante una situación de estas, tenemos que reaccionar de forma igual. Tenemos un problema serio, ya Costa Rica dejó de ser un país de paso o bodegaje, ya está consumiendo droga de forma importante, por eso es la cantidad de muertos que está generando. El 70% de los homicidios, de los 578 o 579 (de este año) el 70% son producto de la lucha entre agrupaciones criminales. El resto son problemas intrafamiliares, riñas o delincuencia común.

– ¿Nos lerdeamos? Y digo, desde mucho antes de su advertencia

– El crimen organizado no es que ingresa en el 2014, viene desde 2005, 2006, yo estaba en la Policía (Judicial) cuando eso, donde veíamos venir esos alijos de coca, el ir y venir de las agrupaciones criminales, por aquí pasó Caro Quintero (narcotraficante mexicano que llegó al país en los 80). Siempre nuestro territorio ha sido visto por agrupaciones criminales, en algún momento empezaron los carteles a hacer sus fechorías acá.

"No es de buscar responsables, sino soluciones. Actuar de forma rápida, con un paso firme, y que no se politice este tema de seguridad, sería el peor error, politizar la seguridad es lo peor que le pude pasar al país".

"El 70% de los homicidios, de los 578 o 579 (de este año) el 70% son producto de la lucha entre agrupaciones criminales".

– La gente está asustada con lo que está pasando...

– En un análisis que hicimos hace un año, se percibía que a la gente no le importaba lo que estaba pasando, porque se decía que entre delincuentes se estaban matando, el problema es que después suceden las víctimas colaterales. Si damos espacio, si no actuamos de forma rápida, contundente, con aplicación de normativa, no vamos a poder parar esto. Por eso a estas organizaciones hay que darles por donde más les duele, quitarles poderío económico con la ley de exención de dominio.

– ¿Estamos a tiempo?

– Estamos a tiempo, pero tenemos que tener una conciencia clara de lo que está pasando.

– ¿Existe esa conciencia?

-Yo creo que ahora el país sí está interesado. Antes solo nosotros, las autoridades, veíamos el problema, decíamos ahí viene el lobo, ahí viene el lobo y no hacían caso. Ya llegó el lobo y ya están reaccionando. Ahora hay que actuar con contundencia... Costa Rica va a salir de esto, necesitamos que todas las estrellas se junten, instituciones, Poder Ejecutivo, Legislativo y Poder Judicial.

– ¿Cuando habla de organizaciones con poderío económico no estamos hablando de las de los barrios del sur?

– Ya no podemos pensar que las agrupaciones del sur o de León XIII son pequeñitas, han crecido, no son caquillos que andaban robando carteras, son agrupaciones criminales, hay que tener bien claro el panorama, hay que cambiar hasta el léxico que usamos, narcotráfico al menudeo no existe, existe el narcotráfico.