Testigo de centenares de operaciones policiales, la aeronave ya no es rentable para el país

Por: Hugo Solano C. 18 junio, 2014
El Ministerio de Seguridad informó este miércoles 18 de junio que el avión militar donado por EE. UU. no volará más.
El Ministerio de Seguridad informó este miércoles 18 de junio que el avión militar donado por EE. UU. no volará más.

El Ministerio de Seguridad Pública anunció que no usará más el avión Caribú, aeronave que durante los últimos 50 años ha servido en un sinfín de actividades y la cual vino a favorecer la labor de los oficiales destacados en las distintas unidades policiales de Seguridad Pública y de otras instituciones.

En los últimos años la aeronave requirió reparaciones costosas y en la actualidad hay mucha dificultad para encontrarle repuestos. El Caribú fue donado por el Gobierno de los Estados Unidos que lo utilizó durante el conflicto bélico con Vietnam desde 1959.

El avión, matrícula MSP-002, facilitó las labores antidrogas, acciones humanitarias, operaciones policiales y vuelos ambulancia realizados hasta distintos puntos del país y fuera del territorio nacional, así como permitió la actuación de los efectivos policiales y de otras entidades de primera respuesta.

Por la estructura del avión, el personal del Servicio de Vigilancia Aérea (SVA) podía transportar -en un solo vuelo- contingentes policiales enteros, a lo cual se suma la capacidad de almacenaje de equipo y suministros que se requerían para la atención de emergencias en desastres naturales o en operaciones policiales especiales.

Cuando sobrevino el conflicto por la invasión nicaragüense en Isla Calero, en el 2010, el Caribú era el encargado de trasladar los guardias civiles hasta el aeropuerto de barra del Colorado en el Caribe Norte, así como los alimentos y armas que se requerían para el resguardo de la soberanía. En uno de esos viajes, tuvo que aterrizar de emergencia.

La capacidad de carga del avión permitía el traslado de contingentes policiales completos a situaciones de emergencia o el traslado de droga decomisada en distintos puntos lejanos de la capital.
La capacidad de carga del avión permitía el traslado de contingentes policiales completos a situaciones de emergencia o el traslado de droga decomisada en distintos puntos lejanos de la capital.

Durante los últimos tres años, el Caribú realizó 49 viajes, los cuales abarcaron un total de 84,4 horas vuelo.