Katherine Chaves R.. 23 enero

Actualmente, la Policía Penitenciaria está en un edificio alquilado en San José centro. Para marzo, a más tardar, el Ministerio de Justicia y Paz espera haber reubicado dicha dependencia a oficinas propias, ubicadas en Los Yoses, en San Pedro de Montes de Oca.

¿Por qué? El viceministro de Gestión, Fabián Solano, lo explica: Con ese cambio la cartera se ahorrará poco más de ¢34 millones al año, por concepto de pago de alquiler. Por mes, ellos pagan cerca de ¢2,8 millones a ña Cooperativa de Ahorro y Crédito (Coopeande), dueña de las instalaciones.

Según el jerarca, la idea de la reubicación surgió en octubre del año pasado, luego de que Casa Presidencial hiciera un llamado a ahorrar a todas las instituciones públicas.

“Por ello empecé a ver cómo podíamos bajar costos y me encuentro con que el Ministerio está súper desagregado. Me puse como meta ir unificándolo lo más que se pueda, hasta donde la crisis fiscal lo permita”, puntualizó.

Detalló que hicieron un análisis de toda la infraestructura del Ministerio, lo cual permitió detectar que esas instalaciones de Los Yoses se desocuparían a finales de este mes. Hasta ahora, allí se encuentra la unidad ejecutora del préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El traslado de la Policía Penitenciaria se realizaría durante el primer semestre de este año.
El traslado de la Policía Penitenciaria se realizaría durante el primer semestre de este año.

“Se hizo un pensamiento estratégico de cuál era el sector del Ministerio que debía estar ahí y, precisamente, por el peso de la Policía Penitenciaria se decidió que fueran ellos. A partir de ahí, planeamos movilizaciones, entre las cuales se encuentran el Viceministerio de Paz, pero ese se realizaría por ahí del otro año”, precisó Solano.

La meta es que los 32 funcionarios de la Policía Penitenciaria estén en su nuevo sitio, a más tardar, en marzo; no obstante, Justicia confirmó que cuenta con presupuesto para cubrir el alquiler de los primeros seis meses del año.

“Se hicieron las salvaguardas necesarias para hacer la movilización de forma tranquila, sin prisa, pero sin demora".

Para este 2019, la administración penitenciaria tiene presupuestado ¢431 millones por concepto de alquileres.

Se intentó conversar con algún representante de Coopeande, pero al cierre de esta edición, no se consiguió respuesta.

La meta es que los 32 funcionarios de la Policía Penitenciaria estén en su nuevo sitio, a más tardar, en marzo; no obstante, Justicia confirmó que cuenta con presupuesto para cubrir el alquiler de los primeros seis meses del año.Fotografía: John Durán/Archivo
La meta es que los 32 funcionarios de la Policía Penitenciaria estén en su nuevo sitio, a más tardar, en marzo; no obstante, Justicia confirmó que cuenta con presupuesto para cubrir el alquiler de los primeros seis meses del año.Fotografía: John Durán/Archivo
Mejorías para oficiales

El viceministro aseguró que este movimiento vendrá a mejorar las condiciones de los policías penitenciarios.

Aseguró que, para empezar, el edificio es más grande.

“Tiene más metros cuadrados, tiene más espacio para parquear, cosa que en la sede que están ahora es muy incómodo. También tendrán más seguridad. Técnicamente hablando, estarán mejor”, aseveró el jerarca.

De momento, las autoridades penitenciarias están esperando a que se realicen unas mejoras al edificio. “Estamos esperando que la propiedad tenga todo el soporte técnico necesario”, detalló.

Solano calcula que dichos arreglos estén listos en 40 días naturales, aproximadamente.

“Una vez eso esté listo, empezaríamos el traslado físico, el cual queremos que sea paulatino, no en razón de lerdear, sino para que se pasen a su ritmo”, indicó.

Pablo Bertozzi, director de la Policía Penitenciaria, indicó que ellos están muy interesados en este cambio, puesto que viene a mejorar todas las condiciones para ejercer su labor.

“Desde el primer momento, los jerarcas nos consultaron sobre qué pensábamos al respecto y claro que queremos pasarnos. Nos ofrecen cosas muy buenas, grandes espacios, entre otras cosas. Vamos a estar, entonces, en un ambiente menos tóxico, alejados de San José”, insistió Bertozzi.

Aclaró que este movimiento no tiene porqué afectar el trabajo que realizan. “Nos vamos a ir pasando de forma escalonada, por procesos y eso ya lo tenemos definido. Esperamos estar en el otro sitio ya en un mes”, concluyó.