Menor presentaba desprendimientos de la piel y quemaduras en los genitales

 22 julio, 2014

Los Chiles. Gravemente desnutrido, con llagas en sus genitales y desprendimientos de la piel: así falleció el domingo un menor de un año y diez meses en el Hospital Nacional de Niños (HNN).

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Fiscalía de Los Chiles, en la zona norte, están investigando si las causas que llevaron a la muerte están relacionadas con un caso de abandono por parte de los padres.

El niño había ingresado el viernes al HNN procedente del Hospital de San Carlos, pues su salud no mejoraba. A ese centro de salud lo llevó su abuela paterna, Elsa Orozco, quien reside en Katira de Guatuso. Ella se percató de la condición del niño cuando este llegó a visitarla con su padre.

La familia es de la etnia indígena misquita y vive en Pavón de Los Chiles. El padre es costarricense y la madre, nicaragüense, pero estaban separados, según contaron algunos familiares.

La Nación tuvo acceso a fotografías del menor en las que se observa su grave estado de desnutrición y se ven las quemaduras de la piel. Las imágenes no se publican por protección a la imagen del niño.

El Ministerio Público comunicó que está a la espera del informe de la Policía Judicial y del resultado de la autopsia.

Ayer, al cierre de esta edición, agentes judiciales conversaban con los padres (él, de apellido Modina y ella, de apellido Cobán) en la delegación de la Fuerza Pública de Katira. Las autoridades dijeron que necesitarían de un intérprete, pues la mujer no habla español.

De las indagaciones preliminares de la Policía, se desprende que el niño nunca había recibido atención médica. Incluso, se está averiguando si su nacimiento había sido registrado.

Por su parte, el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) acogió bajo su protección a otro niño de tres años, hijo de la pareja, mientras se realiza el debido proceso.

Crítico. El viernes, el director del Hospital de San Carlos, Alejandro Jiménez, explicó que el niño debería pesar unos 11 kilos, pero apenas llegaba a los 6. En ese momento, el galeno consideró que la situación del pequeño era crítica.

José Modina, tío paterno del niño, relató que su hermano y la esposa arribaron al país hace 14 años, desde Puerto Cabezas, Nicaragua.

El familiar añadió que, el viernes pasado, cuando el menor llegó a la casa de la abuela, tenía fiebre alta, vómito y sangrados.

Contó que, primero, la abuela lo llevó a la clínica de la localidad, y de allí lo remitieron al Hospital de San Carlos.

“Como ellos viven en Los Chiles, tenemos poca relación. Nos enteramos de que estaba enfermo, cuando lo vimos. La familia es muy pobre y estamos muy dolidos”, expresó José Modina, quien sí habla español.

Etiquetado como: