Carlos Láscarez S.. 9 abril
Los helicóteros UH-1ST donados por Estados Unidos fueron presentados en la sección aérea de Base Dos, en el aeropuerto internacional Juan Santamaría. Fotos Melissa Fernández
Los helicóteros UH-1ST donados por Estados Unidos fueron presentados en la sección aérea de Base Dos, en el aeropuerto internacional Juan Santamaría. Fotos Melissa Fernández

Pilotos del Servicio de Vigilancia costarricense (SVA) ya se capacitan en la operación de los cuatro helicópteros que donó el Gobierno de los Estados Unidos para combatir el narcotráfico y brindar ayuda humanitaria en nuestro país.

El programa Especializado de Capacitación Aérea fue presentado este lunes de forma oficial por los Gobiernos de Estados Unidos (EE. UU.) y Costa Rica, en una actividad en Base Dos, en el aeropuerto internacional Juan Santamaría.

Además, se hizo la entrega oficial de los cuatro helicópteros UH-1ST, que llegaron al país en marzo anterior.

En la actividad participaron el ministro de Seguridad, Michael Soto; el director del Servicio de Vigilancia Aérea, Juan Luis Vargas; el presidente Carlos Alvarado, la embajadora de los Estados Unidos en Costa Rica, Sharon Day y el Secretario Adjunto de Estado de la oficina para asuntos antinarcóticos, seguridad ciudadana y justicia (INL), Richard Green.

“El programa lo iniciamos formalmente hoy, los helicópteros ya están ensamblados, lo que sigue ahora es la capacitación para los pilotos y para las tripulaciones en general y todo lo que tiene que ver con mantenimiento.

“Esto (programa) va a multiplicar por mucho las capacidades del Ministerio para poder atacar el crimen organizado y ayudas humanitarias. En el pasado teníamos que pedir ayuda a nuestros países vecinos y ahora vamos a tener esa autonomía”, explicó Soto.

Green, en tanto, manifestó su confianza en que Costa Rica aprovechará los recursos de diferentes maneras, para provecho de la ciudadanía.

“Con los helicópteros les dará la capacidad de alcanzar todo el territorio del país, para combatir no solo el narcotráfico, sino cualquier tipo de crimen organizado transnacional. También les da oportunidad de brindar servicios al público en emergencias u otras situaciones”, agregó Green.

Las naves están adaptadas para participar en labores de rescate ante alguna emergencia. Fotos Melissa Fernández
Las naves están adaptadas para participar en labores de rescate ante alguna emergencia. Fotos Melissa Fernández
Los nuevos miembros de Vigilancia Aérea

Las aeronaves llegaron el mes anterior a bordo de un avión Boeing Globemaster III C-17 y apoyarán a nuestro país en la atención de emergencias, ayuda humanitaria, transporte de equipo y personal a zonas remotas. También participarán en patrullajes preventivos y en las interdicciones (prohibiciones) marítimas y aéreas.

Estados Unidos estará a cargo de las naves durante los próximos dos años, lapso en el cual velará por su mantenimiento, compra de repuestos y capacitación de los pilotos, mientras que el Servicio de Vigilancia Aérea (SVA) asumirá los costos operativos.

Los helicópteros UH-1ST tienen capacidad para 15 personas; tres tripulantes y 12 pasajeros, cuentan con dos motores y pueden desarrollar velocidades máximas de hasta 205 km/h. También poseen una capacidad de carga de 7.306 libras (3.313 kilos) y un rango de cobertura de 182 millas náuticas (337 kilómetros).

“Este es un nuevo ciclo para el Servicio de Vigilancia Aérea, donde 25 personas se están capacitando en diferentes ramas técnicas de aeronaúticos.

“Vamos a tener pilotos, administradores del programa de mantenimiento, gente especializada en abastecimiento de combustible y repuestos. De lo que estamos seguros es que el capital humano lo tenemos”, agregó Juan Luis Vargas, de Vigilancia Aérea.