Seguridad

Poderosas armas viajaban ocultas en pesquero con rumbo a Puntarenas

Información confidencial permitió a OIJ y Guardacostas localizar dos fusiles de asalto, una pistola y un rifle

Modernas armas, algunas de uso prohibido para particulares en Costa Rica, fueron descubiertas en un compartimiento especial de un barco dedicado a la pesca. El hallazgo lo hicieron la noche del lunes oficiales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Puntarenas, en conjunto con agentes del Servicio Nacional de Guardacostas (SNG) del Ministerio de Seguridad Pública, en un operativo conjunto realizado cerca de playa Mantas, cuando el navío, presuntamente, se dirigía a atracar en un muelle privado en el centro de Puntarenas.

Los oficiales detuvieron a los cuatro ocupantes de la embarcación, dos hermanos de apellidos Montoya Marín, de 45 y 23 años, el mayor era el capitán del barco. Asimismo, se capturó a otros dos tripulantes apellidado Umaña Álvarez, 39 años y Díaz Matarrita, de 56 años. Todos son costarricenses y según dijeron las autoridades, ninguno de ellos pudo explicar la procedencia del armamento.

Según trascendió, la acción policial se desarrolló luego de que agentes judiciales recibieron información confidencial que les indicó que en apariencia iba a ingresar a Puntarenas una embarcación en la que supuestamente trasladaban mercancía ilícita. Por esa razón se coordinó con Guardacostas y se hizo el abordaje en mar abierto. Luego llevaron el barco a un muelle en Puntarenas, donde los agentes, bajo la dirección funcional del Ministerio Público, realizaron la respectiva inspección ocular y fue cuando se ubicaron en un compartimento en el cuarto de máquinas, las armas de fuego no permitidas.

Dichas armas venían envueltas con plástico y en total los agentes judiciales decomisaron, una pistola calibre 5.7, un rifle calibre 22 con cuatro cajas de munición de ese mismo calibre, un rifle estilo M-4, calibre 5,56 automático, con su respectivo cargador y un rifle calibre 5,56, estilo AR-15, semi automático. Estas últimas son fusiles de asalto y traían 22 municiones de calibre 5,56.

La embarcación tiene como nombre Kianny Tamara y tiene la matrícula PG-9821. Este navío fue fabricado este año, es de fibra de vidrio, está dedicado a la pesca en Puerto Golfito y tiene un valor de ¢16 millones, según consta en el Registro Nacional. El propietario es un hombre de apellido Brenes, de 53 años, y vecino de Golfito.

Los imputados fueron puestos a la orden de la Fiscalía Adjunta de Puntarenas, que les abrió un proceso por el delito de tenencia de armas prohibidas, que se lleva en el expediente 21-001622-0061-PE.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.