Eillyn Jiménez B.. 11 mayo

(Video) Una mirada por Crucitas

Cutris de San Carlos. Cutris, un distrito de San Carlos, en el que habitan al menos 14.177 personas, se ubica a 143 kilómetros de San José y se caracteriza por sus caminos de lastre, vegetación abundante, nubes de polvo ante la falta de lluvia y muy pocas viviendas.

En los pastizales, una que otra vaca refleja la actividad ganadera a la que algunos lugareños se dedican, mientras que la presencia de oficiales en puntos específicos confirma los esfuerzos de las autoridades para combatir la problemática con los coligalleros, quienes buscan burlar los controles policiales e ingresar a Crucitas de Cutris, específicamente la finca privada Vivoyet para extraer oro.

Los últimos meses han estado marcados por la tensión en Cutris, pero la falta de empleo y de oportunidades de desarrollo en el sitio han tentado a más de un vecino a alojar a los oreros a cambio de dinero.

"Algunas de las familias que viven aquí han albergado en algún momento coligalleros, se han lucrado de esto", afirma Greivin Rodríguez, administrador de Vivoyet, una propiedad privada de 805 hectáreas en donde la trasnacional Industrias Infinito estuvo interesada en desarrollar un proyecto minero.

Alfredo Arias Elizondo es una de las personas que reconoce haber recibido dinero a cambio de permitir el ingreso de los oreros en su territorio.

"Aquí ofrecieron proyectos para que viéramos que no solo de oro se podía vivir, pero estos no han llegado, estamos en las mismas condiciones y ocupamos algo para vivir diferente. Los coligalleros nos beneficiaron un poco cuando había varios ticos, luego quedaron más nicaragüenses (...). Ellos pagaban dependiendo de lo que se les cobrara para estar en una casa o local y con eso uno compraba el diario, se pagaba lo que se debía y hasta sobraba algo", explicó Arias.

El adulto mayor, de 67 años, asegura que en la actualidad ordeña vacas y vende queso, ya que la ayuda a los oreros la brindaba cuando había más costarricenses involucrados en la actividad ilícita.

Datos brindados por el ministro de Seguridad, Michael Soto, aseguran que actualmente el 95% de coligalleros son de nacionalidad nicaragüense y solo un 5% ticos.

Los coligalleros ingresan a finca Vivoyet a extraer oro. Foto: Albert Marín
Los coligalleros ingresan a finca Vivoyet a extraer oro. Foto: Albert Marín
Sin agua potable por vandalismo

Las secuelas de los dos enfrentamientos más recientes entre oreros y oficiales de Fronteras y Fuerza Pública, el fin de semana del 20 y 21 de abril, siguen vigentes en finca Vivoyet 20 días después.

El encargado de administrar el área contó que carecen de agua potable, debido a que los extractores del metal dañaron la tubería.

"Los coligalleros nos sabotearon la tubería que está al otro lado del cerro. Actualmente hay menor presencia de oreros, pero antes de la visita de los ministros de Seguridad (Soto) y Ambiente (Carlos Rodríguez) detectamos unos 50, nos están invadiendo nuevamente", detalló Greivin Rodríguez.

"Ellos pagaban dependiendo de lo que se les cobrara para estar en una casa o local y con eso uno compraba el diario, se pagaba lo que se debía y hasta sobraba algo", Alfredo Arias, vecino de Cutris.

Añadió que la cantidad de familias que habitan en la finca ha disminuido, ya que hubo quema de propiedades que puso en riesgo la vida de varias personas.

"A raíz del ataque hecho el 20 de abril, cuando (los coligalleros) quemaron parte del campamento, las familias que vivían acá hicieron un abandono con lo que tenían puesto, dejaron sus pertenencias porque era riesgoso (...) y no había la suficiente capacidad policial para hacerle frente al ataque. Los oreros destrozaron todo y si no hubiesen salido, mueren asesinados", manifestó Rodríguez.

Según este hombre, cuando un grupo de coligalleros deja Costa Rica para vender el oro en Nicaragua, otro se prepara para ingresar, por lo que la afluencia de foráneos en la zona es constante.

Mencionó que para él lo ideal es que el Gobierno compre el terreno y de esa forma se garantice la seguridad en la zona.

Los coligalleros quemaron varias propiedades y dejaron sin agua a las personas de la zona. Foto: Albert Marín
Los coligalleros quemaron varias propiedades y dejaron sin agua a las personas de la zona. Foto: Albert Marín
Ministro de Ambiente: Con la mina tendríamos el hueco más grande de Costa Rica

El jerarca de Ambiente y Energía, Carlos Rodríguez, insistió en que el daño ambiental con el proyecto minero de Industrias Infinito sería mucho más grande que el que actualmente existe.

Afirmó que la mina ocuparía unas 50 hectáreas, en las que habría un hueco de 70 metros de profundidad.

"Sería el hueco más grande que ha existido en la historia de Costa Rica. Significaría grandes movimientos de material, uso intenso de químicos para extraer el recurso mineral de la piedra madre, por lo que no hay menor duda de que los impactos serían mucho más grandes", precisó Rodríguez.

Rodríguez dijo que un proyecto minero en el país solo serviría si se garantiza la mitigación, el monitoreo y el revertimiento del daño; sin embargo, recalcó que eso nunca ha sucedido en territorio nacional.

"Los daños ambientales de ahora son importantes, pero todos mitigables en un corto plazo. Si hubiéramos tenido la industria minera los impactos ambientales hubieran sido mucho mucho más grandes y no hay garantía de que los hubiéramos mitigado o monitoreado, porque la historia nos ha demostrado que las empresas mineras en Costa Rica sacan el oro y después se van y nos dejan el problema, aún cuando hay compromisos legales al respecto", explicó.

Rodríguez reconoció que como Ministerio de Ambiente tienen una responsabilidad asociada al caso Crucitas, en cuanto al manejo de recursos naturales y la creación de un modelo de desarrollo que no afecte al país ambientalmente.

La realidad de Cutris trasciende un día después de que una visita de alto nivel del Gobierno prometió mano dura contra los grupos de oreros, así como implementar un abordaje integral que disminuya la problemática.

Michael Soto, nuevo ministro de Seguridad Pública, y el jerarca de Ambiente y Energía, Carlos Rodríguez, hablaron de procesar a los infractores ambientales y buscar alternativas para el desarrollo de proyectos en la comunidad.

El mercurio, usado por los oreros para extraer el oro, contamina el agua de la zona. Foto: Albert Marín
El mercurio, usado por los oreros para extraer el oro, contamina el agua de la zona. Foto: Albert Marín

(Video) Daños en finca Vivoyet

Los daños por los enfrentamientos del 20 y 21 de abril persisten en finca Vivoyet. Foto: Albert Marín
Los daños por los enfrentamientos del 20 y 21 de abril persisten en finca Vivoyet. Foto: Albert Marín