Eillyn Jiménez B., Katherine Chaves R., Keyna Calderón, corresponsal GN. Hace 4 días
José Rafael Montero recibió cuidados de su esposa, Carmen Leitón, este domingo. Foto: Keyna Calderón, corresponsal GN
José Rafael Montero recibió cuidados de su esposa, Carmen Leitón, este domingo. Foto: Keyna Calderón, corresponsal GN

Al menos cuatro asaltantes golpearon con un bate y le quebraron el tobillo al comentarista radial José Rafael Montero Valverde, de 68 años.

Los hechos se registraron este sábado por la noche en Carmen de Cartago, a unos 150 metros de la estación del tren.

De acuerdo con el testimonio del hombre, quien este lunes presentará la denuncia ante el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), él salió a las 8:30 p. m. de su casa para comprar un chop suey.

Decidió ir caminando, debido a que el restaurante está a 600 metros de su casa.

“Vi un chop suey en Facebook y me antojé, entonces me fui caminando a comprarlo.

”Cuando venía de regreso, una muchacha a la que le dicen la Panameña me dijo que si le regalaba ¢100 y le dije que no daba plata para drogas; en ese momento salió un muchacho alto y flaco, y me golpeó con un bate de béisbol por el tobillo, había otros dos hombres a la par.

”Le dije: ‘Lagartija, me la vas a pagar’ y me pegaron por la cara”, narró Montero.

Durante su carrera como comentarista, Montero ha laborado en Monumental, radio Reloj, y en los canales 7, 11, 14, 17, y con José Ángel Monge. En la actualidad, tiene un programa deportivo en radio Cartago.

El hombre manifestó que el golpe le fracturó el tobillo en tres partes, por lo que cuando él estaba en el suelo le sacaron de la bolsa del pantalón ¢38.000.

Afirmó que un señor que venía cerca lo auxilió y llamó al 9–1–1 para que una ambulancia lo llevara al hospital, donde le enyesaron una de sus piernas y le informaron de que deberá someterse al menos a tres operaciones.

Contó que ante lo ocurrido piensa comenzar a salir armado, por un tema de seguridad.

La esposa de Montero, Carmen Leitón Marín, dijo estar preocupada porque en el sitio donde sorprendieron a su esposo pasan a diario niños y mujeres.

“Jamás pensé que le iban a hacer algo a una persona de la zona”, mencionó.