Seguridad

120 cámaras ayudan a prevenir criminalidad y recolectan evidencia de delitos en Montes de Oca

Municipalidad asegura que sistema de video-protección en 45 puntos estratégicos facilita la comprobación de investigaciones policiales; inversión fue de ¢113 millones

Un total de 120 cámaras de video-protección, ubicadas en cuatro distritos de Montes de Oca, ayudan a prevenir la criminalidad y recolectan evidencia de delitos cometidos en el cantón.

Se trata de un nuevo proyecto del gobierno local en el que se invirtieron ¢113 millones y que pretende generar estrategias articuladas para proteger a las comunidades.

Así lo informó la Municipalidad de Montes de Oca en un comunicado de prensa emitido la mañana de este martes, en donde detallaron los alcances de la iniciativa, desarrollada desde el 2019.

Las cámaras son monitoreadas en una Central de Operaciones que vigila 45 puntos estratégicos de los distritos de San Pedro, Sabanilla, Mercedes y San Rafael.

“El sistema de videoprotección ha facilitado la comprobación de delitos e investigaciones para el OIJ, y es una herramienta para la prevención ya que nos facilita realizar alertas a instituciones de primera respuesta desde la Central de Operaciones Municipales.

“Además, realizamos monitoreo en zonas de alto tránsito vehicular que presentan incidencias de accidentes, y en zonas relacionadas con malas prácticas de gestión de residuos (botaderos clandestinos)”, explicó Aarón Mora, jefe del Departamento de Seguridad Vial del cantón.

Las primeras cámaras fueron instaladas el año pasado en espacios seleccionados mediante un estudio del Ministerio de Seguridad Pública (MSP).

El alcalde de Montes de Oca, Marcel Soler Rubio, señaló que este sistema permitió fortalecer alianzas con el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Fuerza Pública, para el combate de la criminalidad.

Según comentó a La Nación, se trata de una estrategia integral de prevención para la seguridad pública que quiere que se replique en otros cantones.

“Hay que tomar en cuenta que edificar una cultura de prevención no es fácil, ya que sus beneficios no son tangibles en el tiempo inmediato, y en algunos escenarios sus resultados son lo que no sucedió, es decir, lo que se evitó y no se desencadenó.

“Ese precisamente, es el fin primordial de la prevención, justo lo que buscamos: modificar la realidad al prevenir y abordar temas de seguridad pública con integralidad para mejorar la calidad de los habitantes”, expresó el gobernador.

Las cámaras también han ayudado a identificar lugares en donde se realizan fiestas ilegales, las cuales son un peligro en el marco de la emergencia sanitaria.

Precisamente, gracias a estos dispositivos, el pasado viernes 16 de abril la Policía Municipal de Montes de Oca logró intervenir una megafiesta que tuvo lugar en un local que anteriormente funcionaba como bar.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Escribe sobre vivienda y trabajo.