Narcotráfico

Zepol, un líder narco sin bienes pero su mamá atesora un BMW de ¢23 millones

Vecino de San Rafael está detenido por supuestamente dirigir violento clan narco cuyo fin era controlar las ventas en el centro de Heredia

Zepol, un comerciante que se dedicaba a “vender cualquier cosa”, de 31 años de edad, oriundo de San Josecito de San Rafael de Heredia y que apenas registra ingresos mensuales por ¢250.000, se convirtió desde el 2015, en un objetivo policial pues se le comenzó a investigar por su presunta vinculación con actividades ilícitas y dirigir un clan que, presuntamente, se dedicaba a la venta de drogas.

El grupo, que con los años trascendió de San Rafael comenzó a ganar terreno y a apoderarse, supuestamente, mediante la utilización de la violencia de más plazas para la venta de los estupefacientes en el centro de Heredia, que se sospecha le comenzaron a dejar jugosas ganancias. Empero, este individuo de apellidos Pérez Delgado, al investigarlo aparece sin bienes suntuosos. A su nombre registra una moto valorada en ¢190.000 y un automóvil Hyundai modelo 2014, que vale ¢4 millones.

Sin embargo, su madre, una ama de casa de 60 años, aparece como dueña de un auto BMW, estilo X6, del año 2012, que según el Registro Público tiene un valor de Hacienda de ¢23 millones. Es un vehículo de 6 cilindros, 3000 cc, en color blanco y con capacidad para cinco pasajeros. En el Instituto Nacional de Seguros, el vehículo no aparece inscrito para pago de marchamo.

Pérez fue detenido el pasado 15 de febrero cuando agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) lo sorprendieron en vía pública junto a su compañera sentimental, una mujer de apellidos Hidalgo González de 19 años. Ambos se dirigían a un parqueo ubicado cerca del Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, donde estaba guardado el BMW. Ese auto fue inspeccionado por los oficiales judiciales pero no trascendió qué sucedió con el auto.

Ese mismo día, fueron arrestados el papá y una hermana de Zepol, de apellidos Pérez Pérez de 62 años y Pérez Delgado de 41, respectivamente, así como otros dos sujetos apellidados Bonilla Esquivel y Reyes González y una mujer Rivera Garita. Al grupo le decomisaron 450 dosis de crack, 54 dosis de cocaína, cinco armas de fuego y más de ¢3 millones en efectivo. Esa suma revela un poco las ganancias del clan, pues se presume que eran producto de las ventas de la noche anterior.

La Fiscalía Adjunta de Heredia informó que alias Zepol, Bonilla y Reyes estarán tres meses en prisión preventiva. Hidalgo cumplirá arresto domiciliario con monitoreo electrónico y en cuanto a la mujer Pérez Delgado, Pérez Pérez y Bonilla Esquivel, deben cumplir la medida cautelar de presentarse a firmar de manera periódica.

Tanto el OIJ como la Fiscalía Adjunta de Heredia, señalan que este clan controlaba las ventas en el centro de San Rafael de Heredia, pero que en los últimos meses expandió el área de comercialización hacia dos mercados crecientes. Uno es el de Bajo Molinos (lugar situado al noreste del centro de Heredia, detrás de la Universidad Nacional (UNA) y el otro el llamado Callejón de la Puñalada (ubicado detrás del antiguo hospital San Vicente de Paúl, al suroeste de la ciudad).

La pesquisa se lleva en la causa judicial 20-002599-0059-PE, por una presunta infracción a la Ley sobre Estupefacientes así como delitos contra la vida. Específicamente se les atribuye el homicidio de Cristian Ramírez Delgado de 21 años, ocurrido el 18 de enero de este año, cuando varios individuos ingresaron hasta un búnker en el Callejón de la Puñalada y dispararon en múltiples ocasiones.

Asimismo, se les investiga por agredir a una mujer en marzo del 2020 y dos meses después intentar matar a un miembro de un grupo rival.

Pérez, soltero y dedicado al comercio es padre de tres niñas con edades entre cuatro y dos años.

Zepol es un viejo conocido por la Policía Judicial de Heredia, pues el 8 de noviembre del 2016 lo habían detenido como presunto autor intelectual de un homicidio y por liderar las ventas de drogas en San Rafael de Heredia. En aquel momento le atribuyeron a él y sus cómplices, el asesinato a balazos de Johnny García Robles, que ocurrió el 29 de marzo del 2015 en Concepción de San Rafael.

Junto a Pérez Delgado, capturaron a cinco individuos de apellidos Bonilla Esquivel, Carvajal Loaiza, Vargas Mora, Salas Ramírez y Blackwood González. Inicialmente, les impusieron prisión preventiva pero quedaron en libertad el 9 de mayo del 2018, por razones que no fue posible conocer.

En esa primera detención también decomisaron un vehículo Mitsubishi Lancer 2004, valorado en casi ¢2,5 millones y que tampoco está a nombre Pérez. El automóvil, de dos puertas, aparece registrado a nombre de una mujer de apellido Hernández, quien no está implicada en la causa. Ella es la mamá de su primer hija.

La Fiscalía indicó que esta causa, que se tramita en el expediente 16-001559-0059-PE, por los delitos de venta de droga, tentativa de homicidio y asesinato, se encuentra en el Tribunal Penal, a la espera de que se programe una fecha para juicio. Sin embargo se aclaró que durante la audiencia preliminar se presentó una situación ajena al Ministerio Público, que provocó que el imputado Pérez Delgado fuera apartado del grupo.

Pérez Delgado, se dijo, está a la espera de que el Juzgado Penal de Heredia realice una audiencia preliminar en su contra, donde el Ministerio Público solicitará que se ordene un juicio en su contra.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.